Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Le Corbusier y su arte, en El Museo de Albacete

A.D
-
Le Corbusier y su arte, en El Museo de Albacete - Foto: Rubén Serrallé

'Paris n'est pas Moscou' presenta tres diseños que el arquitecto proyectó para la capital rusa, el Centro Soyuz, que se llegó a construir, el Palacio de los Soviets y la Ville Radieuse

El Museo de Albacete acogió la presentación de la exposición Le Corbusier. Paris n’est pas Moscou, muestra que se podrá visitar en ese espacio del Parque Abelardo Sánchez hasta el 31 de enero. 
Se trata de un proyecto comisariado por Jorge Torres Cueco,  Raúl Castellanos Gómez y Pedro Ponce Gregorio que comentó a La Tribuna de Albacete que «el título lo rescatamos de un escrito de Le Corbusier, el verdadero protagonista de la exposición, uno de los arquitectos  más importantes del siglo, y viene a propósito de un cuestionario que le hace el Gobierno Soviético. En una de estas respuestas, Le Corbusier responde que París no es Moscú, porque él quedó anonadado cuando visitó el Moscú de los años 30, una sociedad abocada al fracaso. El título es la excusa perfecta, el hilo conductor para explicar tres proyectos para la capital soviética, el Centro Soyuz, construido, la Ville Radieuse y el Palacio de los Soviets». 
El Centro Soyuz, dijo Pedro Ponce, que se construyó, fue un encargo de la Asociación de Consumidores de Moscú y el espectador, «en nuestra exposición podrá ver el reflejo de la cruda realidad soviética, mediante fotografías que el arquitecto hizo, también algunos dibujos y películas de uno de los directores más importantes, Serguéi Eisenstein, y en esta primera fase, en la que recreamos el Moscú de los años 30, se proyectan un par de cortos, en la que se representamos esa  sociedad que Le Corbusier quería cambiar».
La exposición incluye igualmente una recreación de la oficina de Le Corbusier en París, con sus tableros, taburetes y cuelga planos y «lo interesante es que es una zona interactiva, ya que el visitante puede revisar y estudiar los planos», dijo Pedro Ponce.
 

(Más información en la edición impresa)