Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Tráfico retira 25 carnés al año por pérdida de facultades

Josechu Guillamón
-
La mayor parte de los conductores que no conservan sus facultades psicofísicas son localizados en controles rutinarios. - Foto: Yolanda Lancha

En la mayoría de casos son las policías locales y la Guardia Civil los que dan el aviso a la DGT tras toparse con estos conductores en controles rutinarios, pero también dan parte los familiares

Cada año la Jefatura Provincial de Tráfico retira el carné a unas 25 personas, por haber perdido las facultades psicofísicas  para conducir con seguridad. 
En concreto, según los datos facilitados por Tráfico, durante 2018 hasta 24 personas de la provincia perdieron el carné de conducir por esta causa, un caso menos que el año anterior.
En la mayor parte de los casos, estos conductores no acuden a comunicar que no se encuentran en condiciones de conducir, sino que son descubiertos en controles rutinarios, como aclara la jefa provincial de Tráfico, Cruz Hernando. «En la gran mayoría de los casos son los agentes de la Policía Local y los de la Guardia Civil los que suelen avisarnos cuando se encuentran a una persona desorientadísima o a la que no ven en condiciones. Puede darse algún caso en el que estén implicados en un accidente, pero la mayoría son localizados en controles rutinarios». 
En este sentido, son muy activos los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y los de la Policía Local de Casas Ibáñez y Almansa.
Familiares. También se dan casos en los que es la propia familia la que alerta a  Tráfico de que su pariente no está condiciones de seguir conduciendo. «A veces son los hijos los que nos escriben diciendo que su padre no está en condiciones, pero es raro porque les pueden desheredar. En algún caso también nos informa algún asistente social».
Cuando se escribe una carta a Tráfico, alertando de la pérdida de facultades de un conductor, ésta debe llevar el nombre y apellidos de quien la escribe.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA