Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

El Sevilla se atasca en el Sánchez Pizjuán

EFE
-
Sevilla y Athletic empatan en un choque muy repartido - Foto: Raúl Caro Cadenas

La resistencia de los bilbaínos impidió que los palanganas no superasen el empate en un partido donde los de Julen Lopetegui dejaron escapar la oportunidad de meter presión al Real Madrid por la segunda plaza (1-1)

El Sevilla, que volvió a tropezar en el Sánchez Pizjuan, y el Athletic Club empataron a uno en el arranque de 2020 y siguen pujantes en sus opciones europeas, tras un choque de gran intensidad que desveló cierta desaceleración del cuadro de Julen Lopetegui.

El duelo que echó el cierre a la primera vuelta contempló un tiempo para cada uno; el primero para los vizcaínos y el segundo para los locales, que lograron igualar el gol de Ander Capa y apretaron más que su rival.

Tras una primera mitad en la que los bilbaínos fueron superiores y se adelantaron al cuarto de hora por medio de Capa, el Sevilla reaccionó en la segunda, igualó con un tanto en propia meta de Unai Núñez a la hora de juego y buscaron el triunfo, pero el ordenado conjunto rojiblanco aguantó bien en el partido 500 de Jesús Navas como sevillista.

Se medían dos equipos en plena lucha por Europa al ser terceros los hispalenses, que querían volver a ganar en casa tras su última derrota con el Villarreal, y séptimos los vizcaínos, que llegaron a un estadio 'maldito' (5 derrotas seguidas en Liga) después de una derrota y dos empates, el último de mérito: 0-0 en el Bernabéu).

El técnico local, Julen Lopetegui, cubrió la baja por sanción del lateral zurdo Reguilón con el central galo Jules Koundé y, con el argentino Ocampos y Óliver Torres, apostó arriba por Munir en lugar del holandés Luuk de Jong. En el Athletic, Gaizka Garitano repitió el once que igualó en Chamartín con el único cambio de Ander Capa de lateral derecho por Lekue.

El choque empezó igualado, por lo mucho que ambos se jugaban, pero con el Athletic más suelto, con un planteamiento valiente, de presionar y apretar cerca del área local, y con un punto más de chispa e intensidad que los andaluces, a los que se les atragantó el sistema de 5-3-2 de los bilbaínos que les nubló las ideas.

El Athletic, mejor situado que un Sevilla algo perdido, ganó la batalla en el medio campo y esto le dio pronto sus frutos al marcar al primer cuarto de hora el 0-1 Ander Capa, que volvía tras sanción, tras aprovechar un servicio de Íñigo Martínez y la pasividad de la zaga para batir, raso y con el exterior del pie, al checo Vaclík.

Los sevillistas quisieron rehacerse, pero, con el argentino Éver Banega bien tapado y su compatriota Lucas Ocampos como el más activo en ataque, se toparon con el ordenado entramado de contención, con un sistema de 5-3-2, de un rival que no renunció a seguir mandando.

El conjunto andaluz dio un paso adelante, obligado por el marcador en contra, pero le faltó más claridad para generar ocasiones de peligro real ante un Athletic que siguió a lo suyo, bien colocado, con intensidad y gran concentración para desbaratar los intentos baldíos de los locales en busca del empate.

Tras un primer aviso de Banega, aún con 0-0, lo intentó a los 27 minutos Óliver Torres, que, como Jesús Navas por la derecha en su partido 500 con el Sevilla, entró poco en juego ante la presión rojiblanca. También buscaron el gol sin éxito Joan Jordán y, sobre todo, Banega con un balón al larguero de córner directo en el 40.

En la reanudación cambió el guión, pues los hispalenses, heridos en su orgullo, salieron a por todas. Además, Lopetegui también movió ficha al dar entrada a Sergio Escudero por el central luso Daniel Carriço, buscando una profundidad que con Koundé le había faltado por la izquierda, y a De Jong por Óliver, muy apagado.

El Sevilla, mucho más intenso y vertical, pudo recoger pronto el premio a su mejoría, a los 19 segundos, en un remate de Munir, ahora escorado a la derecha, que sacó en la línea de gol Yeray Álvarez.

También pudieron ampliar su renta los bilbaínos a los 49 minutos, pero el gol de Kodro, tras un genial pase de Williams, fue anulado por fuera de juego, aunque los sevillistas insistieron y, con un buen juego y rapidez, el holandés De Jong estrelló un balón en el poste izquierdo de Unai Simón, en el 59, a centro de Navas.

Fue el preludio del empate, que llegó un minuto después al pelear una pelota Ocampos dentro del área y centrar hacia atrás, con el infortunio para el Athletic de que Yeray Álvarez, con De Jong alerta para rematar, desvió el balón y marcó en propia meta el 1-1.

El holandés, muy participativo, y Escudero le dieron frescura al equipo de Lopetegui, que apretó mucho en la salida del balón a los visitantes, siguió con su dominio y volcado en ataque en pos de la remontada, lo que hizo que los rojiblancos buscaran el contragolpe.

Garitano refrescó a su equipo con Asier Villalibre por Kodro y reforzó el medio campo con Unai López por Williams ante la ofensiva del Sevilla, que no cejó en su empeño y rozó el gol a 3 minutos del final, pero el remate del brasileño Diego Carlos, tras una falta, se marchó fuera por muy poco, con lo que el duelo acabó con 1-1.

 

El Sevilla se atasca en el Sánchez Pizjuán - Foto: Raúl Caro Cadenas