La cifra provisional de daños ya roza las 9.000 hectáreas

E.F
-

Las organizaciones advierten de que el balance puede ser aún peor porque el agua se llevó por delante caminos y linderos, lo que impide acceder a numerosas explotaciones

Viñedos anegados Foto: J.M.E.

En el campo, tras la tormenta jamás viene la calma, sino un tenso compás de espera hasta que se puede entrar en las parcelas y hacer el balance de los daños. Una espera que empieza a ser especialmente tensa en municipios como Almansa o Fuente Álamo.

Las primeras impresiones de los equipos técnicos de las organizaciones agrarias es que lo peor está en las comarcas del sudeste, en cultivos como el viñedo -se habla de unas 7.000 hectáreas tan sólo en Almansa- en hortícolas o en unas pocas parcelas de almendro aún sin varear.

Pero el balance, subrayan, aún es provisional, porque el alcance final de los daños provocados por la DANA depende de que deje de llover, vuelva el sol y las parcelas se despejen de agua lo antes posible. En caso contrario, el balance final puede llegar a ser mucho peor.

(Más información en la edición impresa)