Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Rumbo a las urnas (otra vez)

C.S.Rubio
-
La elecciones generales se celebrarán el próximo 10 de noviembre. - Foto: David Pérez

La frustración y la crítica al contrario marcan la tónica de la jornada ante la inminente convocatoria de unas nuevas elecciones. Desde la Junta se plantea una reflexión: ¿Por qué no permitir que gobierne el más votado cuando no hay alternativa?


La jornada estuvo marcada ayer por la confirmación del bloqueo político en el Congreso. Con la mirada puesta en las urnas, los partidos han vuelto a desenfundar sus ‘armas electorales’, totalmente engrasadas  tras seis comicios casi consecutivos en apenas 4 años. Con todo, a pesar de los discursos cargados de críticas al contrario, la sensación de hartazgo y también, porque no decirlo, de miedo escénico, empieza a hacer mella entre los diferentes grupos.
En este estado de la cuestión, la portavoz de la Junta, Blanca Fernández, lanza una propuesta «para la reflexión»: ¿Por qué no permitir que gobierne el grupo con más escaños cuando no haya otra alterantiva, aunque no sume mayoría absoluta?
Una receta que, como explica, bebe de lo que ya ocurre en ayuntamientos y comunidades autónomas, donde la lista más votada se lleva la Presidencia si no hay un pacto que logre superarla.
Como ejemplo pone el caso de Castilla-La Mancha, donde Cospedal podría haber repetido como presidenta de la Junta en 2015 si PSOEy Podemos no hubieran llegado a un acuerdo postelectoral, aún no teniendo la ‘popular’ mayoría absoluta en las Cortes.
Una opción que, al menos, «evitaría embotellamientos».  «La gobernabilidad es ya otra cosa», en su opinión, los pactos «ya echarían a andar  una vez comenzada la legislatura».
No obstante, Fernández es consciente de que su opción requiere una reforma de la Constitución y, dado el panorama de inestabilidad política existente a día de hoy en España, se vislumbra cuanto menos que complicada de llevar a buen puerto.
Una realidad que la portavoz hila con un cuestionamiento de la función de los nuevos partidos». «La nueva política venia a salvarnos de política de bloques y bloqueo, y ahora estamos en la misma política de bloques pero compuesta por más actores y, por tanto, más fragmentada», lamenta.
Cabe recordar que el pasado abril el PSOE logró 9 de los 21 escaños al Congreso en juego en Castilla-la Mancha, el PP 6, Ciudadanos 4 y Vox 2. Unidas Podemos, en cambio, perdió los dos representantes obtenidos en 2016.