Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

David Villa cuelga las botas en un partido histórico

Europa Press
-
David Villa cuelga las botas en un partido histórico - Foto: KIMIMASA MAYAMA

El 'Guaje' se retira del fútbol profesional con 98 partidos en la selección española, a la que se sumó en 2005 y con la que pudo anotar 59 goles. En su dilatada y prolífica carrera logró marcar 426 goles

El Vissel Kobe, capitaneado por Andrés Iniesta, logró este miércoles su primer título en la historia del club al derrotar por 2-1 al Kashima Antlers en la final de la Copa del Emperador, que marcó la despedida de los estadios del jugador español David Villa.

El encuentro se disputó en el nuevo estadio olímpico de Tokio, la principal sede de los Juegos Olímpicos de este año, que se estrenó precisamente con este partido, semanas después de que terminaran las obras.

El Vissel, un club creado en 1966 en la ciudad portuaria de Kobe con el nombre de Kobe Steel y que fue refundado en 1995 con su nombre actual, no era el favorito del torneo. Terminó la más reciente temporada de la JLeague en octavo lugar, a la mitad de la clasificación, mientras que el Kashima, que acabó tercero, ha sido ocho veces campeón de la liga y se ha adjudicado en cinco la misma copa que estaba en juego hoy.

Pero el Kashima no estuvo a la altura de su historial, frente a un Vissel Kobe pujante, con el juego organizado por Iniesta que permitió al equipo de Kobe lograr una victoria inesperada.

"Es un día muy especial, el primer título de la historia (para el Vissel Kobe)", dijo Iniesta en declaraciones desde la cancha al final del partido.

"He ganado muchos títulos, pero este me hace muchísima ilusión", agregó.

El encuentro, en una tarde fría del comienzo del año, fue de dominio disputado entre los dos equipos, aunque el Vissel Kobe tuvo más suerte.

El primer gol llegó en el minuto 18 y fue fruto de un fallo de la defensa del Kashima y quedó anotado como autogol de Tomoya Inukai en una jugada muy cerca del área pequeña.

El segundo llegó cerca del descanso, en el minuto 38, gracias al delantero Noriaki Fujimoto y un tremendo fallo del guardameta del Kashima.

Iniesta, que se resintió en varias ocasiones de varias jugadas duras de los rivales, fue reemplazado cerca del final, en el minuto 88, cuando la suerte estaba ya echada.

Y ya en el tiempo de descuento, Villa, que arrastraba molestias físicas desde hace varias semanas, jugó los dos últimos dos minutos del partido para despedirse del Vissel Kobe y del fútbol profesional, porque hoy colgó sus botas.

El partido comenzó con la tradicional ceremonia de tambores en la cancha, habitual en partidos de relevancia. Hubo 57.597 espectadores, con el estadio casi lleno, aunque aún le faltan algunas gradas.

Aficionados del Vissel Kobe y del Kashima, desde lados enfrentados, no pararon de animar a sus equipos. Entre los del Kobe se vieron un par de banderas españolas.

La Copa del Emperador, que hoy vivió su 99 edición, la recibió el capitán del Vissel Kobe, Andrés Iniesta, de manos de la princesa Takamado como representante de la familia imperial nipona.

 

El Guaje cuelga las botas

David Villa cerró este miércoles dos décadas como jugador profesional de fútbol con una breve participación en un partido que representó para su último equipo, el Vissel Kobe, lograr el primer título de su historia en un torneo japonés.

Villa, de 38 años, que el 22 de febrero de 2019 debutó en el Vissel Kobe, el equipo capitaneado por el también español Andrés Iniesta, declaró a Efe sentirse feliz por haber podido terminar su carrera ·de esta forma tan bonita, ganando un título.
"He llegado bastante justo, la verdad, pero contento de haber llegado al final, aunque fuese poco, por haber llegado físicamente en las mejores condiciones que he podido", agregó el delantero que subrayó el esfuerzo de las últimos días para llegar a tiempo a la cita de este miércoles.

El jugador asturiano debutó como profesional en el año 2000 en el Real Sporting de Gijón,. Pasó por las filas del Zaragoza, del Valencia, del FC Barcelona, del Atlético de Madrid, del New York City y, finalmente, del Vissel Kobe.

Villa dijo que, colgadas las botas como jugador profesional, regresará a Madrid el 3 de enero para asumir distintos proyectos, en el sector académico del fútbol y en un club del distrito neoyorquino de Queens cuya adquisición anunció en noviembre pasado.

El jugador agregó que sus planes inmediatos son los de descansar junto a su familia y viajar a España para poder visitar su Asturias natal, "y disfrutar un poco del tiempo libre". La idea, en principio, es fijar su residencia en Madrid, aunque estará viajando regularmente a Nueva York.

Consultado sobre si será difícil esa transición, Villa cree que no porque, agregó, la asumió desde que adoptó la decisión.

"Tengo muy claro que este era el final, y me he preparado para lo que viene", insistió.

Últimamente Villa ha venido compaginando su labor en el Vissel Kobe con "llevar otras cosas" en su tiempo libre, desde la distancia.

En sus declaraciones, Villa reconoció que echará de menos la amistad de Andrés Iniesta, con quien ha compartido casi un año en las filas del Vissel Kobe, aunque dice que no perderán el contacto.

"Él y yo nos llevamos muy bien. Una amistad muy grande, nuestros hijos, su mujer con la mía... La amistad va a perdurar. Él seguirá un tiempo más, pero nos estaremos viendo y hablando por teléfono. y nos tendremos para siempre", insistió.

Respecto a su experiencia en el fútbol nipón, el delantero y exinternacional español destacó la "calidad individual de los jugadores" y "el buen trato del balón que tienen, y las ganas que tienen de jugar al fútbol todos los equipos".