Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

El 42% de maltratadores de La Torrecica está en terapia

M.O
-
El 42% de maltratadores de La Torrecica está en terapia - Foto: rubén serrallé

El centro penitenciario albacetense tiene más de una treintena de condenados por violencia machista

Alrededor del 10% de los reclusos que tiene la cárcel albacetense de La Torrecica son condenados por delitos de violencia machista, y une buena parte de ellos asiste en el centro penitenciario a las terapias de un programa de tratamiento específico de violencia de género. Según datos de Instituciones Penitenciarias recogidos por el Gobierno para dar respuesta a una pregunta parlamentaria, antes de verano la prisión de la carretera de Ayora contaba con 36 reclusos relacionados con este tipo de violencia. En ese momento, 16 de los presos que cumplían condena estaban asistiendo a estos programas. Fuentes de Instituciones Penitenciarias consultadas después por este diario informaban de que, en todo caso, es una estadística difícil de precisar porque «a lo largo del tiempo hay que frente que tiene que salir del programa, por ejemplo porque se les cambia de centro penitenciario, o porque se les califica en tercer grado y sus condiciones cambian». 
Las mismas fuentes indicaban que se trata de un programa terapéutico voluntario, que siguen los reclusos condenados por delitos de violencia contra las mujeres que así lo desean. Es por tanto un programa distinto de los que puede dictar un juez como medida alternativa en condenas por delitos de violencia machista donde no se requiere la prisión, o donde esa pena de prisión queda en suspenso, explicaban las mismas fuentes. En esos casos sí se trata de programas de obligado cumplimiento. 

UN AÑO DE MEDIA. En la respuesta a la pregunta parlamentaria el Gobierno destacaba los buenos resultados de estos programas que se siguen en el interior de la cárcel de Albacete y en muchos otros centros penitenciarios. De hecho, se considera un programa «prioritario» para la Administración penitenciaria, que ha sido revisado y ampliado en dos ocasiones. 

Más información en edición impresa