Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

El salto más perfecto de la historia

V.R.
-
Gary Hunt. Foto de archivo - Foto: Alberto Estévez

El británico Hunt consigue el primer 10 en la competición de los clavados extremos organizada por Red Bull, convirtiéndose en el 'Comaneci' de esta modalidad

10, 10, 10, 10, y 10. Esa fue la puntuación que los jueces dieron al clavadista Gary Hunt y a su salto desde la plataforma instalada en uno de los acantilados de las Pigeon Rocks de Beirut, un emplazamiento natural de la capital de Líbano. En la competición Cliff Diving que organiza la marca Red Bull, el siete veces campeón de esta disciplina realizó su ejercicio fetiche: un salto con triple mortal y cuatro tirabuzones hacia atrás, en posición libre. Desde los 27 metros de altura, el británico solo tardó tres segundos en llegar al agua y cuando salió, sus rivales ya dieron por perdida la competición. Hunt había realizado el salto más perfecto jamás conseguido en los 10 años de historia de la modalidad.

Hunt, apodado el Brilliant Brit, suma así su séptima victoria en las 10 ediciones disputadas y un nuevo récord a su palmarés en los clavados extremos, donde un oro mundial en el Campeonato del Mundo FINA en saltos de gran altura en Kazan 2015 y tres títulos de la Copa del Mundo de la FINA (2019, 2018 y 2016) en la misma modalidad lo convierten en el mejor saltador de la historia.

 

Dificultad extrema

En la disciplina de Cliff Diving organizada por Red Bull, los clavadistas deben saltar desde una plataforma de 27 metros situada en un acantilado. En la prueba, los participantes alcanzan velocidades de 85 kilómetros por hora y someten sus cuerpos a una fuerza de 10 G en apenas tres seguros de caída, además, deben entrar en el agua con los pies por delante para evitar lesiones graves o, incluso, la muerte.