Rubén Pinar confía en que cambie la racha en Soria y Burgos

Pedro Belmonte
-

El diestro de Santiago de Mora se enfrentará el domingo a toros de Peñajara en El Tiemblo

Rubén Pinar pasea una oreja en la última corrida de Asprona. - Foto: José Miguel Esparcia

Tras su buena actuación el pasado domingo en la tradicional corrida de Asprona, en la que abrió la puerta grande de la plaza de toros de Albacete por séptima vez consecutiva, el diestro Rubén Pinar marchó a Nimes para enfrentarse a una corrida de Victorino, sin suerte en el lote, al igual que dos días antes en Vic Fezensac con la de Cebada Gago, por lo que la corrida de Albacete fue un oasis dentro de la racha negativa de tres corridas sin embestir en Madrid, el 14 de mayo, y las dos plazas francesas. 
El domingo hará el paseíllo en la localidad abulense de El Tiemblo, donde se enfrentará a dos toros de Peñajara, procedencia Baltasar Ibán, junto a López Chaves que sustituye a Manuel Escribano y Rafael Cerro. 
El sábado, día 29, hará el paseíllo en Soria, en la que se enfrentará a los cárdenos de Victorino Martín, junto a El Cid y el sustituto de Román, y al día siguiente volverá a verse las caras en Burgos con los toros de la A coronada, llevando de compañeros de cartel al sustituto también de Román y a José Garrido.
Rubén, que resultó cogido aparatosamente en Albacete, siendo operado tras la corrida de una cornada interna, comentó a este diario, que la cornada le molesta un poco, aunque lo que más le molesta es el golpe que recibió en las costillas, y, aunque se descartaron fracturas, el dolor es considerable, pero hay que seguir sobre todo con el calendario que tiene fijado por delante. 
cambio de racha. Pinar manifestaba que no ha habido suerte con los últimos compromisos a excepción de Albacete, tanto en Madrid con la corrida de La Quinta, en Vic Fezensac con la de Cebada Gago y en la plaza de Nimes con la de Victorino, aunque confía que cambie la racha y tiene confianza en los victorinos de Soria y Burgos.

(Más información en la edición impresa).