Recta final del juicio del procés

Agencias
-
Recta final del juicio del procés - Foto: J.J.Guillén

La Fiscalía justifica mañana la acusación de rebelión que imputa a nueve de los 12 procesados en los hechos iniciados el 20-S de 2017 hasta la declaración de independencia en el Parlament

Después de casi cuatro meses, el juicio del procés entra esta semana en su recta final con el turno de las acusaciones, que expondrán ante la sala del Tribunal Supremo sus informes con los que justificarán por qué los acusados deberían ser condenados, en el caso de la Fiscalía por rebelión, y de la Abogacía del Estado, por sedición.
La de mañana será una jornada protagonizada por ambos organismos públicos, a los que se une Vox, que ejerce la acusación popular, a quienes el magistrado, Manuel Marchena, dará la palabra para que se explayen en sus tesis acusatorias.
Lo harán después de que la semana pasada elevasen a definitivas sus conclusiones sin modificar un ápice las condenas de prisión que solicitan para los 12 acusados, con el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras a la cabeza, dado que el máximo dirigente regional Carles Puigdemont se encuentra fugado.
La Fiscalía decidió seguir adelante con la rebelión, con peticiones de hasta los 25 años de cárcel; la Abogacía hizo lo mismo con la sedición, que en su caso solicita una condena máxima de 12 años, mientras que Vox tan solo modificó su petición para Santi Vila, a quien acusa finalmente de desobediencia, un delito que no conlleva pena de cárcel.
Más allá del mero anuncio, ahora deberán relatar al Supremo su versión sobre el papel que ostentaron los encausados en los hechos iniciados el 20 de septiembre de 2017 que culminaron en el referéndum, declarado ilegal, del 1 de octubre, y en la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) del 27 de octubre, a la que todos los acusados han restado valor al tacharla de «simbólica».
El Ministerio Público lo hará centrándose en la idea de rebelión, el delito que imputa a nueve procesados, y en la violencia que, según su tesis, éstos asumieron y promovieron desde las altas instancias del Govern, el Parlament, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.