Page propone bajar los impuestos contra la despoblación

C.S.Rubio
-

El presidente de la Junta, Emiliano García-Page, ha firmado con UGT, CCOO y la patronal las bases de un nuevo pacto regional, con el objetivo de llevar a la comunidad a la convergencia real. podría ver la luz a primeros de año.

Page propone bajar los impuestos contra la despoblación

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y los máximos responsables de los sindicatos UGT y CCOO y de la patronal regional, más conocida bajo las siglas Cecam, han firmado una «declaración institucional para iniciar la concertación de un nuevo pacto por el crecimiento y la convergencia económica». Un pomposo nombre que lo que viene a decir es que la Junta y los agentes sociales se vuelven a sentar a la mesa para cerrar un acuerdo de legislatura. Y es que, si hace cuatro años se firmó el llamado Pacto por la Recuperación económica, ahora toca ponerse manos a la obra para elaborar un nuevo documento, esta vez para conseguir la convergencia con la media estatal, tanto desde el punto de vista económico como en lo social.
El porqué de este nuevo pacto lo resume el presidente en una sola frase: «los indicadores dicen que hemos avanzado rápido, pero no lo suficiente». Y ejemplo de ello es el empleo, donde la región ha recortado sensiblemente la brecha con la media estatal, pero cuya tasa de paro, de más del 15%, sigue estando un punto por encima del promedio. Es por ello que uno de los objetivos de este pacto será la creación de 100.000 nuevos empleos en cuatro años, tal y como viene repitiendo el presidente desde las pasadas elecciones autonómicas.
Aunque las negociaciones propiamente dichas no comenzarán hasta septiembre, García-Page ya marcado un primer punto en la agenda de temas a tratar: una posible bajada de impuestos «claramente orientada» a la zonas en riesgo de despoblación.
No hay que olvidar aquí que esta idea de luchar contra la despoblación vía impuestos no es nueva. Ya la planteó el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, en la pasada legislatura, y en los últimos meses iniciativas como esta han llegado al Congreso y al parlamento gallego de la mano de Ciudadanos y el PP, respectivamente.
Con todo, la lucha contra la despoblación, junto con la apuesta por el desarrollo sostenible, se convierte por derecho propio en un eje trasversal de las políticas económicas a seguir en los próximos años en Castilla-la Manca.
Eso sí, «no habrá ni caprichos ni grandes bandazos fiscales» en la región, advierte ya García Page. Cerrando con ello la puerta a la petición hecha hoy mismo por la Cecam de hacer una rebaja general de los impuestos a las empresas.
La firma de este pacto servirá de «hoja de ruta» para toda la legislatura, «comprometiéndonos a no inventar» y a convertirnos en la «primera comunidad en paz social». Una paz social que, como reitera García-Page, es «el principal activo para cualquier empresa que quiera venir a la región o que quiera crecer».
La previsión del Gobierno es la de poder tener listo este documento a primeros de año, aunque el presidente regional no descarta poder firmar antes de las vacaciones de Navidad. De momento ya están claros los ejes, ocho en total, que serán: Modernización del sistema productivo; Empleo y mejora del capital humano; Economía del conocimiento; Cohesión y desarrollo territorial integrador; Desarrollo sostenible; Agricultura, agua y desarrollo rural; Sociedad del bienestar y retos demográficos y la despoblación.
Según se insiste desde el Gobierno regional, «el reto común a partir de hoy será alcanzar niveles de desarrollo y de prosperidad económica inclusiva, con empleo digno y de calidad, así como, protección social para todos, con la finalidad de encaminar un proceso de convergencia económica con respecto al progreso económico de la media nacional».