"En mi epitafio pondría que luché hasta la última pelota"

EFE
-
“En mi epitafio pondría que luché hasta la última pelota" - Foto: David Guzmán

David Ferrer, respetado en la ATP tanto por su juego como por el respeto que mostraba al deporte, pone fin a su carrera internacional en el Abierto de México e inicia la cuenta atrás para su retiro en los torneos de Barcelona y Madrid

Fue uno de los grandes jugadores de tenis del siglo XXI pero ahora David Ferrer cierra un capítulo de su carrera deportiva. Tras la eliminación ante Zverev en segunda ronda del Abierto de Acapulco, el español se despide de las competiciones internacionales, una previa a su retiro en los torneos de Barcelona y Madrid que serán los últimos de su vida.

Aunque aún queda una oportunidad de verle sobre suelo extranjero. El tenista de Jávea ha recibido una invitación para jugar el Máster 1.000 de Miami, que comenzará el 20 de marzo. Pero primero, Ferrer quiso despedirse de una de sus pruebas más queridas.

"Tengo buenos amigos y espero volver a Acapulco como invitado; me han tratado como si fuera de la familia", aseguró un emocionado Ferrer al referirse al torneo mexicano que ganó cuatro veces.

Ante los medios, el jugador con 27 títulos de la ATP explicó que si lo obligan a escoger el momento de más emoción en Acapulco se quedaría con el de la final de 2015 en la que venció al japonés Kei Nishikori y sumó su cuarto cetro en el Abierto Mexicano.

"Acapulco está en el corazón y no tengo palabras para agradecer que a tantos kilómetros de casa me sienta tan querido; será difícil explicarle a mi hijo porque forma parte de mi", reconoció.

 

Un tenista respetado

Sin el talento de sus principales rivales y plena época dominada por Federer, Nadal, Djokovic y Murray, el batallador Ferrer fue el jugador que nadie quería tener enfrente por su capacidad de lucha. Venció seis veces a Nadal y a Murray y cinco a Djokovic, lo cual no puede presumir ningún otro tenista.

Además David Ferrer fue el típico tenista que arrastró multitudes y a los rivales. Incluso aseguró que si tuviera que escribir su epitafio, se referiría a sí mismo como una buena persona entregada de manera total.

"Eso escribiría, una buena persona que en el tenis dio lo máximo y luchó hasta la última pelota", dijo minutos después de cerrar su carrera como profesional en canchas fuera de España.