Los socialistas se aseguran controlar Urbanismo y Hacienda

Teresa Roldán
-
Casañ, el nuevo alcalde, en el momento de entrar en su nuevo despacho. - Foto: Rubén Serrallé

El edil del PSOE Roberto Tejada, que regresa a la política local, se encargará de nuevo del área urbanística, como ya hiciera durante el mandato del alcalde Manuel Pérez Castell

El de ayer fue un día raro en los despachos políticos del  Ayuntamiento de Albacete, porque sin ubicación fija ni responsabilidad concreta de la que ocuparse, los concejales e incluso, el nuevo alcalde, Vicente Casañ, se encontraban algo perdidos. También fue un día agridulce, porque mientras unos ediles dejaban el Consistorio, y recogían sus últimos enseres, otros en cambio llegaban de nuevas a la política para defender, o al menos intentarlo, los intereses de los albacetenses.
Durante la jornada fueron muchas las especulaciones que corrieron sobre qué concejales iban a desempeñar determinadas concejalías. Lo que parece inamovible es que Roberto Tejada, que regresa a la política local tras unos años dedicado a la actividad privada, volverá a encargarse de la Concejalía de Urbanismo, asunto en el que ya atesora una gran experiencia, puesto que con el alcalde socialista Manuel Pérez Castell ya se ocupó de este área. De la misma manera, transcendió que el área de Economía y Hacienda quedará en manos socialistas.
Pero al margen de estas cuestiones de reparto de sillones, el de ayer fue un día de mudanzas  y reuniones ininterrumpidas donde en los despachos de los grupos políticos convivían a partes iguales las reuniones de grupo y, por otro, las cajas apiladas en busca de ocupar las estanterías y mesas de los nuevos habitáculos que los resultados electorales y los pactos de Gobierno les depararán para los próximos cuatro años. A puerta cerrada, el nuevo alcalde, Vicente Casañ, y el vicealcalde, Emilio Sáez, debatieron durante buena parte de la mañana sobre el reparto de poderes y de concejalías, convirtiéndose por unas horas en sastres, ya que su propósito no era otro que cortar trajes a medida, lo que traducido a la política sería algo así como nombrar a los titulares de cada área de acuerdo a las cualidades de cada uno. 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA