El Bidasoa reta al Barça en la final

SPC
-

El conjunto irundarra vence al Granollers por 30-25 y se enfrentará al todopoderoso equipo azulgrana, que supera al Ademar por 28-21

El Bidasoa reta al Barça en la final

Ante la más que previsible victoria del Barcelona sobre el Ademar (28-21) en una de las semifinales de la Copa Asobal disputada ayer, quedaba saber quién le plantaría cara hoy en la final al todopoderoso equipo azulgrana. El ‘elegido’ fue el Bidasoa Irún, que se impuso por 30-25 al Fraiklin Granollers. 
El cuadro donostiarra no pudo tener mejor reencuentro con este torneo y en su retorno a la competición, 21 años después, logró el pase, tras imponerse a un cuadro catalán que se desplomó en el momento en el que no pudo conectar con el pivote Adrià Figueras.
Y es que poco o nada tuvo que ver el juego del conjunto vallesano en la segunda mitad con el académico balonmano que permitió al Granollers encontrar una y otra vez en la primera parte al internacional español, que se marchó al descanso con ocho dianas.
Cerrados todos los caminos hacia Figueras, que no recibió ni un solo balón en toda la segunda mitad, el bloque blanquiazul se estrelló contra el muro defensivo de un Bidasoa cada vez más intenso en la retaguardia.
Una circunstancia que obligó a los catalanes a tratar de resolver su ataque con precipitados lanzamientos lejanos en los que ni Álex Márquez ni Antonio García, que entró en el encuentro avanzada ya la segunda mitad, tuvieron su día.
Por otro lado, el Barça cumplió con los pronósticos tras imponerse por 28-21 al Abanca Ademar de León, en una semifinal que los azulgrana apenas tardaron seis minutos en encarrilar.
El tiempo que necesitó el todopoderoso conjunto barcelonista, que busca su octavo título consecutivo del torneo, en adquirir una renta de cuatro goles en el marcador, tras un parcial inicial de 5-1.
Sustentada en la superioridad física de jugadores como el brasileño Thiagus Petrus y en la agresividad del portugués Gilberto Duarte, la defensa azulgrana cerró todos los caminos al gol al equipo leonés.
Y cuando el Ademar encontró alguna vía se topó con la figura del portero Gonzalo Pérez de Vargas, que con sus intervenciones se encargó de acabar con cualquier mínima esperanza que le pudiera quedar a la escuadra leonesa.
El portero barcelonista, que cerró el primer tiempo con 15 intervenciones se convirtió en el primer eslabón del letal juego de contragolpe de los de Xavi Pascual, que solo tuvieron que dejarse llevar hacia un cómodo triunfo.