Se relaciona a la banda de los cajeros con robos en Europa

Redacción
-

Europol le dio la pista a la Guardia Civil que permitió vincular a los delincuentes detenidos en Santa Ana con delitos similares en Alemania e Italia

La Guardia Civil, con motivo de la operación Damage, que desarticuló la banda criminal que robaba bancos volando los cajeros automáticos con un potente explosivo llamado Madre de Satán, agradeció la colaboración de Europol -órgano encargado de facilitar las operaciones de lucha contra la delincuencia en el seno de la Unión Europea (UE)-, que permitió conocer «con suma rapidez» el hecho de que parte del grupo desarticulado habría actuado de la misma manera en otros países europeos, como en Alemania e Italia, lo que posiblemente permitirá la identificación de más miembros de esta organización delictiva, así como el esclarecimiento de otros hechos similares.
Hay que señalar que la operación -que permitió la detención de cuatro de sus cinco integrantes tras intentar un robo en un banco de la pedanía albacetense de Santa Ana- fue llevada a cabo por el Grupo de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil con el apoyo de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Valencia, así como con la actuación fundamental del Servicio de Desactivación de Explosivos (Sedex), de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil (UEI), del Servicio de Criminalística del Cuerpo y del Servicio Cinológico en su modalidad de detección de explosivos.
La operación Damage fue dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de la localidad valenciana de Alzira.

No hay que olvidar que fueron 730 gramos de la sustancia denominada técnicamente Triperóxido de Triacetona (TATP), de gran poder de destrucción, los encontrados a los delincuentes.

Hay constancia de que este tipo de explosivo fue utilizado en varias acciones terroristas de origen yihadista, como es el caso de los atentados de París, Bruselas y Alcanar (Tarragona).

Fue el Ejército de Israel el que le puso el nombre de Madre de Satán en los 80 tras diversos y graves atentados en Cisjordania. Además, tanto el mal llamado Estado Islámico como Al Qaeda lo usaron en varias ocasiones ya que sus componentes son de uso doméstico. Pero la facilidad de adquirir sus componentes choca con la dificultad para su preparación, ya que dichos materiales son altamente volubles, y explotan casi al menor cambio de temperatura, fricción o impacto, por lo que no es sencillo elaborarlo en cantidades grandes.

Los delincuentes, colocando un explosivo en un cajero. G.C.
Los delincuentes, colocando un explosivo en un cajero. - Foto: G.C.