Luz Casal y Ketama en el Festival de la Lavanda

Benjamín López
-

Los actos comienzan el jueves 4 de julio y finalizan el martes 30 de julio, pero, como cada año desde hace ya ocho, el plato fuerte es el Festival de música y una cena cocinada por el prestigioso chef con tres estrellas Michelín, Dani García

La consejera Patricia Franco y la directora general de Turismo, Ana Isabel Fernández Samper, presentaron el evento en Madrid. - Foto: JUAN LAZARO

Los campos de Lavanda de Brihuega, en la provincia de Guadalajara, vuelven a ser protagonistas en su cita veraniega con el turismo. Ayer se presentó en Madrid, en la Oficina de Promoción Turística de nuestra región, esta cita anual con la floración de la lavanda que «crece año tras año y que ya se ha convertido en un referente de turismo cultural y de naturaleza en Castilla-La Mancha y en nuestro país», según dijo la consejera de Economía, Empresas y Empleo en funciones, Patricia Franco. Los actos comienzan el próximo  jueves 4 de julio y finalizan el martes 30 de julio, pero, como cada año desde hace ya ocho, el plato fuerte es el Festival de música de la Lavanda, los días 19 y 20 de ese mes con las actuaciones en esta edición de Luz Casal y Ketama y con una cena cocinada por el prestigioso chef con tres estrellas Michelín, Dani García.
Los amantes de la naturaleza están de enhorabuena. En Brihuega tienen la oportunidad de disfrutar de durante el mes de julio de la floración de la lavanda, que tiñe de color e inunda de olor toda la comarca, conocida ya como el Jardín de la Alcarria. En opinión de la consejera, el éxito de la cita radica en haber sabido compaginar la riqueza natural y patrimonial de Brihuega y los pueblos de alrededor con una amplio programa de actividades pensadas para todas las edades y para todos los gustos, gracias al modelo de colaboración público privada, llevado a cabo por los organizadores. «Es un ejemplo de lo que se puede hacer tanto a nivel municipal como comarcal en Castilla-La Mancha, complementando nuestra oferta cultural y patrimonial con nuevas experiencias que son demandadas por los turistas que nos visitan», afirmó Franco al respecto.
KETAMA Y LUZ CASAL. Entre esas actividades se cuentan, por ejemplo, las visitas guiadas a los campos de lavanda, vuelos en globo y parapente, clases de cocina y conferencias técnicas sobre el cultivo de plantas aromáticas, métodos de polinización, o «un taller de fotografía que organiza el ayuntamiento conjuntamente con Canon España», afirma el alcalde, Luis Viejo.
Y por supuesto, entre todas las actividades destaca el Festival de Música de la Lavanda, que celebra su octava edición con las actuaciones de Luz Casal y Ketama, los días 19 y 20 de julio respectivamente. Las entradas, «aún quedan algunas disponibles», dice la organizadora del evento, Natacha Watine, cuestan 75 euros para cada uno de los dos conciertos cuyo escenario se monta en uno de los campos de lavanda de la localidad, con «las sillas colocadas entre los surcos y las flores» de tal manera, dice, que se crea «un ambiente único y mágico con la música, las flores y el olor que desprenden». Además existen 150 entradas ‘elite’ que, al precio de 350 euros, dan derecho además a desgustar el viernes 19 una cena cocinada por el chef andaluz «tres estrellas Michelin», Dani García.
Según comenta la organizadora, no buscan masificar el evento sino público de calidad. Por eso se limita el aforo a 2.500 personas que, sumadas a todos los demás visitantes que acuden a Brihuega durante la floración de la lavanda, desbordan la capacidad de alojamiento de esa localidad. «Ya en el mes de enero no encuentras alojamiento disponible para julio en Brihuega por lo que hay que buscarlo en las localidad de alrededor», dice el alcalde antes de añadir que estas iniciativas suponen «un impulso y un revulsivo económico importante no solo para Brihuega sino para toda la provincia».
La floración de la lavanda supone un espectáculo para la vista y el olfato que en Brihuega y sus alrededores cobre una dimensión especial debido a las más de mil hectáreas de este cultivo. La floración se produce durante el mes de julio, si bien hasta un mes antes no es posible predecir con mayor exactitud cuando alcanzará su máximo esplendor, debido a que depende exclusivamente del clima que haya habido en primavera. Por eso el momento de mayor plenitud de la floración varía de año en año aunque normalmente se sitúa entre las segunda y la tercera semana del séptimo mes del año.