Enfermedad imaginada

Redacción
-

Un psicólogo de la Unidad de Salud Mental publica un manual sobre el diagnóstico y tratamiento de la hipocondría, un trastorno que hace que se magnifiquen diversos síntomas corporales

Imagen de José López Santiago con su libro. - Foto: Sescam

El psicólogo clínico de la Unidad de Salud Mental de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, José López Santiago, acaba de publicar una monografía que, bajo el título Hipocondría: la ansiedad por la salud, aborda, desde tres generaciones de psicólogos con tres perfiles profesionales distintos, los aspectos más importantes relacionados con este trastorno.
Además del doctor José López Santiago también son autoras de la obra la catedrática de Psicopatología de la Universidad de Valencia, Amparo Belloch Fuster y la psicóloga Sandra Arnáez Sampedro,
Novedoso. Tal y como ha explicado el autor, en la literatura científica existen escasos manuales rigurosos que integren el conocimiento que actualmente se tiene sobre las personas con hipocondría, su correcta evaluación y su tratamiento psicológico; por lo que este manual surge con la intención de cubrir esas deficiencias.
El libro se incluye dentro de la colección Guías Profesionales de la editorial que lo publica y va dirigido principalmente a psicólogos clínicos, psicólogos sanitarios, residentes de psicología clínica, psicólogos en formación y otros profesionales de Salud Mental, como psiquiatras o enfermeras, interesados en el tratamiento psicológico de estos pacientes. Además el libro incluye un epígrafe dirigido al abordaje de pacientes hipocondríacos por médicos de Atención Primaria, que son la primera línea de abordaje y a quien acuden estos pacientes frecuentemente. La obra recoge también un anexo en soporte digital que puede descargarse una vez adquirido el libro en la página de la editorial. 
En el manual se encuentra una actualización y una mejor comprensión de la hipocondría o ansiedad por la salud, y del sufrimiento de las personas que lo padecen, que los autores consideran que no ha sido acertadamente descrito en los principales manuales diagnósticos en sus sucesivas revisiones, una circunstancia que, para ellos, ha repercutido negativamente, en ocasiones,  en la actitud de los profesionales hacia estos pacientes y en poder poner en marcha un tratamiento efectivo. 
En segundo lugar, ofrece herramientas para poder realizar una adecuada evaluación y diagnóstico, y pautas para establecer una empática, comprensiva y cálida relación terapéutica, base para cualquier tratamiento psicológico, pero muy especialmente con estos pacientes, en los que, a veces, la relación con otros profesionales sanitarios está muy deteriorada. 
De forma muy resumida, se puede decir que las personas que sufren hipocondría tienden a malinterpretar y magnificar diversos síntomas corporales, de tal modo que estos síntomas son experimentados como signos de enfermedades graves y mortales. 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA