1.000 millones entre la región y China, pendientes del yuan

L.G.E.
-

El gigante asiático es el tercer país al que más compra Castilla-La Mancha y esas importaciones saldrían más baratas con la devaluación. El mercado chino es el undécimo más importante para las exportaciones, aunque estas se encarecerían

La principal compra que hacen las empresas de Castilla-La Mancha a China es de aparatos y material eléctrico - Foto: REUTERS

No hace falta hablar ni de consecuencias indirectas, ni de daños tangenciales. Si China devalúa su moneda, aunque sea para competir con la política de aranceles de Estados Unidos, es algo que lo van a notar la tienda de la esquina y la empresa que está en el polígono. Entre Castilla-La Mancha y el gigante asiático hay operaciones comerciales que mueven al año 1.000 millones de euros y a las que afecta de primera mano las decisiones monetarias de Pekín.
El lunes la República Popular China anunció la depreciación de su moneda a niveles de hace una década. En solo unos días la diferencia entre la moneda china y el euro subió en más de un 3%. Y eso se nota en las operaciones comerciales. Comprar los productos chinos sale ahora más barato a las empresas castellano-manchegas. Precisamente lo que buscaba Pekín era conseguir ganar en competitividad ante los obstáculos que le pone Trump.
China es uno de los principales destinos a los que compra Castilla-La Mancha. De hecho, es el tercer país del mundo del que más bienes adquiere con un gasto que en 2018 llegó a los 812,9 millones de euros y que subió un 8,8% en comparación con el año anterior. Yla tendencia sigue al alza, porque en el primer trimestre de 2019, las importaciones sumaban 210,3 millones de euros, un 5,4% más que en el mismo período del año anterior. Con esa devaluación del yuan frente al euro en un 3%, las compras que hace Castilla-La Mancha al año saldrían por 24 millones menos.
En estos momentos China es el origen del 8,8% de lo que Castilla-La Mancha compra en el extranjero. Es el segundo país al que la región le compra más aparatos y material eléctrico, máquinas y aparatos mecánicos y prendas de vestir. Yes el sexto al que más le compra vehículos automóviles y materias plásticas y sus manufacturas.
La provincia que más notaría estas variaciones de precio sería Guadalajara, pues acapara la mitad de las importaciones, con 405,4 millones en 2018. Le sigue Toledo con 220 millones, Ciudad Real con 91,3, Albacete con 83,8 y Cuenca con 12,3.
156 millones en exportaciones. Pero esta medida de devaluación del yuan tiene una cara negativa. El euro gana valor en comparación con el yuan y, por tanto, los productos que Castilla-La Mancha vende les salen más caros a los chinos. La región pierde competitividad en su principal mercado en Asia.
También con datos cerrados de 2018, las exportaciones de Castilla-La Mancha a China se cifran en 156 millones de euros y bajaron un 12,7% en comparación con el año anterior. En el primer trimestre de 2019, en cambio, estaban subiendo del orden del 6,3%, con un volumen de 40,5 millones de euros de facturación. Con una revalorización del 3% en el euro, esas importaciones se encarecerían en 4,6 millones de euros al año.
China es el undécimo país al que más vende Castilla-La Mancha (aunque en el primer trimestre de 2019 había escalado un puesto hasta el décimo lugar). Es el quinto país al que la región vende más carne, el sexto destino en productos lácteos y huevos, el séptimo en bebidas (excepto zumos), el octavo en grasas y aceites animales y vegetales y el décimo en prendas de vestir.
La provincia más afectada por las exportaciones sería Toledo, que vende a China por 45,3 millones, seguida de Guadalajara con 37,2, Cuenca con 30,6, Ciudad Real con 29 y Albacete con 13,9.
Y al otro lado del Atlántico ¿cuál es el volumen de las relaciones comerciales con Estados Unidos? Pues Castilla-La Mancha les compra al año por 225,7 millones (casi cuatro veces menos que a China)y les vende por 253,6 millones, cien millones de euros más que a Pekín.