Varios detenidos por tráfico de drogas y extorsión

REDACCIÓN
-

Las dos víctimas fueron retenidas contra su voluntad en un corral de ganado de la localidad albaceteña de Alpera para exigirles el pago de una deuda económica

Efectivos del Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Almansa y del Área de Investigación de esa misma localidad, en el marco de la operación “TYR”, desarrollada en Alpera (Albacete), Alicante y Calvía (Mallorca), han detenido a siete personas, de entre 20 y 51 años de edad, como presuntas autoras de los delitos de extorsión, detención ilegal, defraudación de fluido eléctrico, tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal.

Algunos de los detenidos ya contaban con antecedentes policiales por delitos relacionados con el tráfico de sustancias estupefacientes, siendo detenidos o investigados en otras operaciones policiales por estar vinculados a redes dedicadas al tráfico de drogas.

Las investigaciones se iniciaron en diciembre del año 2018, a raíz de unos hechos acaecidos en la localidad albaceteña de Alpera, donde unos jóvenes de esa localidad, en contra de su voluntad, habían sido introducidos en un vehículo y más tarde llevados a un corral de ganado para exigirles el pago de una supuesta deuda.

Varios de los efectos intervenidos.Varios de los efectos intervenidos.

En las primeras pesquisas, los agentes de la Policía Judicial almanseña pudieron comprobar que estos jóvenes habían permanecido retenidos, durante varias horas, en dicho corral, siendo golpeados y amenazados con un arma corta, que más tarde fue localizada en un registro, así como que detrás de los hechos investigados se encontraría un clan familiar residente en Alpera.

Centrada la actividad investigadora en dicho clan, se pudo comprobar que algunos de sus miembros se estarían dedicando al tráfico de drogas, principalmente de cocaína y marihuana, tanto en la localidad alperina como en otras limítrofes.

Los miembros de este clan formaban un grupo delictivo perfectamente organizado y muy activo, donde cada uno de sus integrantes tenía una función específica dentro de su organigrama interno, tomando todos ellos unas pautadas medidas de seguridad, principalmente en sus desplazamientos, con el fin de asegurar sus acciones y eludir, llegado el caso, a las fuerzas y cuerpos de seguridad.