«Preparo un plan para reducir listas de espera desde julio»

F. Franco / L. G. E.
-
«Preparo un plan para reducir listas de espera desde julio» - Foto: Yolanda Lancha

Ahora su nueva cruzada tiene fecha el próximo 26 de mayo, con las elecciones autonómicas: «Yo me he presentado y he querido ser presidente del PP de Castilla-La Mancha para ser presidente de la Junta».

Francisco Núñez es templario y no se trata de una metáfora. Antes de que piensen lo que no es, conviene aclarar que es  de la comparsa de Templarios para las Fiestas Mayores de los Moros y Cristianos de Almansa. Dice que eso es de familia, que su padre fue fundador y que sus hijas ya son templarias. En Almansa Núñez consiguió conquistar una mayoría absoluta en las elecciones municipales en las que irrumpieron tanto Ciudadanos como las confluencias con Podemos. Ahora su nueva cruzada tiene fecha el próximo 26 de mayo, con las elecciones autonómicas: «Yo me he presentado y he querido ser presidente del PP de Castilla-La Mancha para ser presidente de la Junta».

Si llegara a ser presidente de la Junta tras las elecciones de mayo ¿qué primera medida adoptaría?

Tengo clara cuál es la primera acción urgente que hay que abordar. Estoy reuniéndome con colectivos de expertos en materia sanitaria, con médicos y enfermeros del Sescam, que están preparando un programa para combatir las listas de espera desde el mes de julio, en cuanto tome posesión, para que no haya que estar esperando meses hasta que se monta el programa.  Es el problema más dramático que tiene Castilla-La Mancha.

Luego estaría el denominador común que quiero dar al Gobierno de Castilla-La Mancha, de dar impulso, energía y potencia. Hoy vivimos un Gobierno de inercia y Page es un presidente que se deja llevar.

En ese plan de choque contra las listas de espera ¿entrará la sanidad privada?

Estoy trabajando con profesionales de la Sanidad pública  en un programa que pueda combatir las listas de espera desde la Sanidad pública, dando más protagonismo al profesional y siendo capaces de mejorar el rendimiento de nuestra Sanidad pública.

Ha empezado una campaña para reunirse con organizaciones sociales de la región de distintos municipios. ¿Se ha llevado alguna sorpresa con lo que le están contando?

Con todos los que nos hemos visto ya, que han sido unos pocos, hay un denominador común:  los incumplimientos continuos del Gobierno de Page. Es verdad que es un gobierno que se ha puesto en contacto con la gente, pero que ha prometido el oro y el moro y luego no ha cumplido nada. La sensación es la de que el Gobierno te llama para engañarte.

Quiero seguir reuniéndome con todos los colectivos para que analicemos qué región queremos construir. Me cuentan las cosas que hicimos bien cuando gobernamos y las que hicimos mal, reflexionamos sobre ellas para ver si efectivamente llevan razón, y en ocasiones la llevan, para no repetirlo y cambiarlo.  Me he comprometido con todos los colectivos con los que me reúno a que las propuestas que salen  de las reuniones serán las que compongan nuestro programa electoral.

Entre aquellas cosas que les han dicho que hacían mal, ¿están los recortes? ¿siguen pesando?

No, la gente asumió que el momento de la crisis fue muy duro y que hubo que tomar ciertas decisiones complicadas, pero que en caso de no hacerlas podían  llevar a la bancarrota y hecatombe al país y la región. Cada asociación es un mundo y siempre hay alguna cosa que molestó, que no gustó, pero lo analizamos y casi siempre se comprende que hubo que hacer ciertos sacrificios porque las circunstancias lo pedían. Cuando uno gobierna hace muchas cosas bien, alguna mal y lo importante es que, cuando te das cuenta de que alguna has hecho mal, lo que haces es tratar de corregirlo.  

CCOO ha puesto sobre la mesa la necesidad de crear una Consejería de Trabajo específica, que no estuviera metida en otras áreas de gobierno...

Pues es una de la propuestas que me han hecho en la ruta social, que empezamos por los sindicatos y la CEOE. Cuando lleguemos al Gobierno hay que estudiar cómo redistribuir las materias de gestión y lo menos importante es el nombre. Parece que vivimos en una moda de nombres rimbombantes y con muchos apellidos, como las concejalías de urbanismo de toda la vida, que ahora se llaman de desarrollo, sostenibilidad... Yo creo que hay que ser más eficaz en ese sentido y que hay que hacer una política de trabajo seria y rigurosa, de la mano de los agentes sociales y empresariales.  Independientemente del título de la Consejería, hay que darles más protagonismo y tenerles mucho más en cuenta.  

¿Tiene en la cabeza alguna estructura de gobierno?

Tengo claro que voy a eliminar la vicepresidencia de la nada, la que ostenta el secretario general de Podemos, que se creó para ponerle un gabinete y un grupo de asesores y que no tiene competencias ni presupuesto. En su lugar, crearé la Consejería de Deportes, que englobe desde las infraestructuras deportivas hasta el apoyo al deporte escolar, el federado, los deportistas de élite, los que compiten con discapacidad. He sido presidente de una diputación, que no tiene competencias en materia de deporte y he visto cómo el deporte era un eje principal y fundamental de las políticas provinciales.

¿Está de acuerdo con la renta básica que está diseñando Podemos en la Ley de Garantías?

Vamos a esperar a que tengamos la ley, estudiarla y conocerla en profundidad. Hay que garantizar que todos los ciudadanos tengan una vida digna, pero por la vía del empleo. La sociedad se construye desde el empleo, desde la competitividad de las empresas, la capacidad de fomentar el trabajo autónomo, de insertar a los jóvenes en el mercado laboral, que las mujeres sean protagonistas del empleo y que puedan acceder a todo tipo de puestos directivos como se merecen.

¿Entonces lo de dar un subsidio por el mero hecho de ser residente en Castilla-La Mancha?

La ayudas tienen que estar vinculadas a unas circunstancias personales, a un momento concreto, pero tienen que venir con un programa de actuación paralelo que le permita a la persona encontrar la posibilidad de tener un empleo. ¡Claro que hay que tener ayudas para las personas que lo están pasando mal! He sido alcalde en Almansa y las partidas para el plan de ayudas para la familia en materia de alimentación, pago de luz, calefacción, de productos farmacéuticos nunca ha tenido techo hasta que se llegara a dar la ayuda al 100% de las familias que lo necesitaban.

Apuesta por la troncalidad de contenidos educativos a nivel nacional. El caso es que la legislación actual da al Ministerio la competencia de poner contenidos obligatorios ¿es necesario hacer un cambio o que el Ministerio cumpla?

Lo que hay que hacer es que el Ministerio cumpla la ley y que garantice que la enseñanza es igual en todo el territorio nacional. Hoy el Gobierno de Pedro Sánchez, con el apoyo del PSOE de Page, está propiciando una modificación de la ley donde el español va a dejar de ser lengua vehicular  en materia educativa y se va a poder utilizar la educación para segregar, se va a impedir la libertad educativa.... Yo quiero una educación que se gestione desde Castilla-La Mancha, pero que garantice que un niño sepa lo que es el Tajo y el Ebro.

De su respuesta se deduce que no es partidario de que el Estado recupere las competencias en Educación.

No se trata de que el Estado recupere las competencias. Se trata de que ejerza las que tiene, que ejerza la inspección y asegure que se cumple la ley educativa y si es posible que vayamos a un pacto nacional  de educación que evite que cambie cada cuatro años en función del color político, que despoliticemos el debate de la educación y lo profesionalicemos. La gestión tiene que ser de la comunidad autónoma, pero el Estado tiene que garantizar que se enseña lo mismo en todos los territorios.

Todos los partidos hablan de un pacto educativo, pero nunca se consigue...

La política necesita recuperar una parte del espíritu de la Transición, en la que hubo grandísimos políticos de todas las ideologías que construyeron un futuro en paz y en democracia, todo el mundo renunciando a ciertas cosas a cambio de un bien común.  Hoy ha llegado el momento en el que hay ciertos temas como el de la educación para los que hay que recuperar esa política con mayúsculas.

¿Qué postura tiene el PP sobre el agua? Cuando está en la oposición todo el mundo se lleva las manos a la cabeza con cada trasvase, pero cuando está en el gobierno lo único que hace es trasvasar...

Partimos de la base de que Pedro Sánchez ha sido el presidente más trasvasista, que no hay un mes sin trasvase, pero también de la base de que el PSOE solo quiere hablar de agua cuando hay elecciones. Page se podía haber plantado en Madrid para pedir mayores recursos hídricos para los pantanos de cabecera, mejor caudal ecológico para los ríos o para conseguir más agua. El último gobierno del PP elevó la reserva de 240 hectómetros a 400.

Yo le he propuesto a Page en el Palacio de Fuensalida, que nos sentemos los partidos políticos y los técnicos especialistas en materia de agua para llegar a un pacto que lo podamos llevar juntos a Madrid y que sea la postura de Castilla-La Mancha, escuchando a las confederaciones, asociaciones de regantes, pueblos ribereños...  Pero a Page le da pavor pensar en que haya expertos que puedan opinar porque se le cae el discurso de la confrontación.

¿Eliminaría cualquier trasvase que no fuera para consumo humano?

Lo que hay que tener es un pacto nacional del agua que pueda garantizar que tengamos los recursos hídricos que necesitamos. Y cuando tengamos cubiertas nuestras necesidades de hoy y de mañana podemos hablar de todo lo demás. Todo eso se afronta en una mesa seria, que es lo que le he ofrecido a Page, pero Page no quiere oír hablar de nada que tenga ver con seriedad y rigor en materia de agua.

¿Quiere el almacén de residuos nucleares en Villar de Cañas?

Es otro de los grandes mensajes incongruentes de Page. Se va a ver a Pedro Sánchez y dice que le ha garantizado que el ATC no se va a construir en Villar de Cañas. Uno ve el proyecto de presupuestos y aparece el ATC con 60 millones de euros. Yo apuesto de manera firme y decidida por el ATC en Villar de Cañas. He estado en Villar de Cañas y he escuchado a los vecinos; hay una demanda tremenda de la instalación. Es una inversión de alta tecnología que permite desarrollar una provincia hacia el futuro, que pueda abrir un programa de empleo, de crecimiento e inversión, de innovación. Por culpa de Page, la provincia de Cuenca perdió en 2018 una inversión millonaria de 100 millones de euros, que ni se han invertido en el ATC ni en nada para el resto de la provincia.

¿Se arrepiente de no haber derogado la prohibición de los toros en Almansa?

La prohibición que hay en Almansa no es legal, no vale. El Alto Tribunal ha marcado que quien no tiene competencia en la materia no puede prohibirlas. Es más una declaración política que hizo en su día el PSOE. Me da miedo que el PSOE ha demostrado que cuando quiere prohibir los toros, los prohíbe. Eso es un problema.  Yo no soy de prohibir, pero es verdad que allí no hay debate social sobre ese tema. En Almansa no hay plaza,  nunca ha habido sueltas, encierros y por tanto nunca ha habido debate sobre esa cuestión. Un alcalde está para impulsar los temas que preocupan a su pueblo y no para abrir melones que no les preocupan. Yo creo en la tauromaquia, soy abonado de las Ventas  y es tradicional verme por San Isidro o en la Septembrina de Albacete. El 9 estaré en Illescas, que hay un cartelón espectacular. Y participo en encierros por el campo porque mi mujer es de El Casar, pueblo taurino por excelencia.

¿Qué le parece que el Gobierno de España haya recurrido la Ley de Caza?

Más allá de que se pueda recurrir por un defecto de forma, es que en el fondo es mala. El PP ya ha presentado modificación de la ley, recogiendo sensibilidades de la Mesa de la Caza. Es una actividad económica que genera cientos de millones de euros en Castilla-La Mancha, que genera miles de empleo y que también es una actividad social de primer orden, donde cada domingo miles  de cazadores salen a disfrutar del monte.

¿Es partidario de reformar la Ley Electoral la próxima legislatura? ¿Está de acuerdo con unas Cortes a 33 diputados?

Pues si soy sincero, es un tema en el que no me he parado a hacer una reflexión profunda. Sí que creo  que se haga lo que se haga tiene consenso. No se puede tratar de modificar las reglas del juego si no es con el consenso de todos, con una gran mayoría. A partir de ahí si tienen que ser 33 o 57, creo que es el debate que ahora mismo menos preocupa a los ciudadanos. Le preocupa más si hay 200.000 o 300.000 personas en listas de espera.

De la respuesta deduzco que considera que fue un error en la anterior legislatura no por el fin, sino por cómo se hizo.

Creo que cualquier modificación sin acuerdo no es buena. Las modificaciones de ese calado tienen que venir desde el consenso.