Una década de apoyo a un duro trance

Benjamín López (SPC)
-
Una década de apoyo a un duro trance

La Fundación 'la Caixa' ha acompañado en sus últimos momentos a más de 150.000 enfermos terminales a lo largo de 10 años

El Programa para la Atención Integral a Personas con Enfermedades Avanzadas de la Fundación ‘la Caixa’ ha cumplido 10 años en los que ha atendido a casi 154.000 pacientes terminales de toda España en los momentos finales de su vida, así como a más de 210.000 familiares, según los datos dados a conocer ayer por los responsables de esta obra social. Esa labor ha supuesto un desembolso de más de 60 millones de euros, ocho de ellos solo el año pasado. 
El programa busca dar apoyo físico, social, psicológico y espiritual a los enfermos y sus familias y se enmarca dentro de la Estrategia de Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud. Para llevarlo a cabo, la Fundación ‘la Caixa’ cuenta con una red de 42 equipos de multidisciplinares distribuidos por todo el territorio nacional e integrados por 200 profesionales de los que la gran mayoría son psicólogos, pero entre los que también hay trabajadores sociales, médicos, enfermeros y agentes pastorales que llegan a 128 hospitales y 133 unidades de apoyo domiciliario. 
Además el programa cuenta con el apoyo de más de un millar de voluntarios que actúan tanto con pacientes como con sus propios familiares y que mayoritariamente son mujeres (el 69 por ciento). 
La finalidad del proyecto es atender a enfermos con patologías avanzadas e incurable en sus últimas fases, así como a sus familias. De hecho, de las más de 400.000 personas que fallecen cada año en España (datos del INE), el 50 por ciento requiere cuidados paliativos y, de ellas, la mitad también necesita atención psicosocial. Y es que determinadas enfermedades, en sus estadios avanzados, conllevan gran impacto emocional en el afectado, sus allegados y el equipo terapéutico, según explicó el director corporativo del Área Social de la Fundación ‘la Caixa’, Marc Simón. 
Así, el perfil del paciente al que atiende este programa es el de una persona de 71 años y medio de nacionalidad española afectada por algún tipo de cáncer. De hecho, casi el 67 por ciento de los asistidos son enfermos oncológicos. El 53 del total son hombres y 44 de cada 100 está entre los 60 y los 80 años. Solo el 22 por ciento tiene menos de 60. 
El coste del proyecto supera ya en estos 10 primeros años de funcionamiento los 60 millones de euros, de los que ocho corresponden solo a 2018. La iniciativa se han fijado como reto que este modelo se universalice en toda España.