Bajo el sol que más calienta

A.M.
-

La mayoría de los trabajadores que desarrollan su jornada laboral a la intemperie toman medidas para evitar los golpes de calor

Un repartidos deposita varias cajas de frutas del mercado de Carretas. - Foto: José Miguel Esparcia

Adaptar las jornadas laborales para evitar la exposición a las altas temperaturas, especialmente en las horas centrales del día. Esta es la principal recomendación de los sindicatos a las empresas y servicios públicos que cuentan con trabajadores que desarrollan su tarea diaria al aire libre: temporeros, trabajadores de la construcción, socorristas, personal de mantenimiento de carreteras y de algunas ramas de limpieza, conservación de zonas verdes, recogida de residuos, control de la zona azul... 
Según Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha, desarrollar actividades laborales que requieran de esfuerzo físico con 35 o 40 grados al sol entraña «un riesgo laboral evidente», pues puede provocar desde calambres, edemas, agotamiento y afecciones cutáneas hasta síncopes y, lo más grave, golpes de calor que pueden ocasionar la muerte.
Su  recomendación no es otra que adaptar las jornadas y multiplicar los tiempos de descanso en la distribución del volumen de trabajo, dedicando las primeras horas del día a las tareas más pesadas y evitando los esfuerzos físicos en las horas más calurosas.
La intensa ola de calor de finales de este mes de junio pasado se cobró cinco muertes, entre ellas, la de un joven de 17 años. No es de extrañar, con este balance, que el personal médico y sanitario no se canse de aconsejar una buena hidratación con bebidas frescas no alcohólicas, intentar trabajar bajo la sombra el máximo tiempo posible y evitar realizar esfuerzos físicos en las horas centrales del día cuando los termómetros pueden llegar a alcanzar los 38 y 40 grados, incluso sobrepasarlos. 

(Más información en edición impresa)