Justicia solicita retirar vestigios franquistas

A.G
-
Placa de la Avenida de José Antonio, en el municipio de Casas de Lázaro. - Foto: José Miguel Esparcia

La Dirección General de Memoria Histórica envió cartas a 10 ayuntamientos albacetenses, de los que varios ya atendieron el requerimiento de cambiar el nombre de calles o retirar placas

La aplicación de la Ley de Memoria Histórica, aprobada por las Cortes en 2007, está siendo dificultosa y, cuando menos, confusa. Así se desprende de la disparidad de datos sobre la simbología franquista a retirar que manejan instituciones como el Ministerio de Justicia y el Senado, el callejero del Censo Electoral o grupos políticos y centros de estudios que han abordado el tema.  
La última novedad al respecto surgió esta semana, cuando el Ministerio de Justicia informó, en una nota de prensa, de que ha solicitado a 656 ayuntamientos que retiren los vestigios que todavía permanezcan en sus espacios públicos, como las 1.171 calles y plazas que conservan nombres de figuras del franquismo.
Una decena de esos municipios pertenecen a la provincia de Albacete y son, según publicaron diversos medios, la capital provincial, Balsa de Ves, Casas de Lázaro, Chinchilla de Montearagón, Elche de la Sierra, Golosalvo, La Roda, Munera, Villaverde de Guadalimar y Yeste. De ellos, según los datos recabados por La Tribuna, aproximadamente la mitad ya atendieron los requerimientos para suprimir esos vestigios o, a falta de conocer el contenido de la carta de Justicia, desconocen a qué símbolos se refiere la Dirección General.
Esos son los casos, por ejemplo, de Chinchilla y Munera. En la primera de esas localidades, ya se certificó en 2017 el cambio de nombre de la calle José Antonio, situada en la pedanía de Estación de Chinchilla, que pasó a denominarse Vereda. También se retiró un monolito en Villar de Chinchilla y se ha obtenido el permiso de la Iglesia para hacer lo propio con placas de exaltación a los caídos en parroquias de pedanías. Así lo explicó su alcalde, José Ignacio Díaz, quien relató que la carta no ha llegado aún alregistro del Ayuntamiento, por lo que desconoce su contenido.
También en 2017 se acordó en Munera cambiar el nombre de la calle General Mola por el de Juventud, además de retirar dos placas dedicadas a Primo de Rivera. Fue por un acuerdo del Pleno, tras la propuesta del grupo Ganemos, según detalló la alcaldesa, Ángeles Martínez.

(Más información en edición impresa)