Medio centenar de aves resultan electrocutadas en Albacete

V.M.
-

El operativo del Seprona localizó 44 ejemplares muertos en una extensa finca de labor, al colisionar con la línea de alta tensión que discurre entre Pozohondo y El Salobral

Una de las aves electrocutadas al colisionar con líneas de alta tensión. - Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil desarrolló un operativo especial contra la muerte de avifauna en los tendidos eléctricos entre octubre de 2018 y mayo de este año en el que localizó 120 aves electrocutadas, de las cuales 44 fueron halladas en una finca de labor de la provincia de Albacete catalogada como zona de especial protección ambiental, hecho por el cual la Fiscalía de Medio Ambiente y de Urbanismo inició las correspondientes diligencias penales.

La finca en cuestión está atravesada por un tendido eléctrico de alta tensión perteneciente a la compañía Iberdrola, concretamente el que discurre entre las subestaciones de Pozohondo y El Salobral.

En ese sentido, tras llevar a cabo más de 350 inspecciones, la Guardia Civil ha interpuesto 107 denuncias por irregularidades relacionadas con la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión. Además, hay abiertas diligencias penales por cinco delitos contra la fauna.

Entre las especies protegidas halladas, el Seprona ha identificado 33 especímenes de búho real (bubo bubo), 19 de águila real (aquila chrysaetos), 17 de buitre leonado (gyps fulvus) y otras seis de águila imperial ibérica (aquila adalberti), especies que también fueron localizadas en el caso de la explotación albacetense.

Según datos oficiales, cada año se registran en España miles de muertes de aves por colisión o electrocución en tendidos eléctricos, constituyendo la principal causa de muerte de algunas especies que ostentan el máximo grado de protección según el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Tras la reforma del Código Penal de 2015, este tipo de hechos se contemplan en el delito contra los recursos naturales y el medio ambiente previsto en el artículo 326 bis y en el delito contra la fauna previsto en el artículo 334, en relación a dar muerte a especies protegidas de fauna por imprudencia grave.

(Más información en la edición impresa).