«A la hora de pintar, para mí el tema es casi secundario»

V.M.
-
Jesús Iradier, durante la inauguración de su muestra en Popular Libros. - Foto: José Miguel Esparcia

«En esta muestra hay alguna nueva introducción en el apartado técnico»

La sala de la Librería Popular alberga hasta finales de mes una muestra  titulada Dibujo y color, que supone el regreso del pintor Jesús Iradier (Madrid, 1949) al circuito de exposiciones albacetense. El que fuera uno de los grandes protagonistas del despegue del basket en la capital durante los 80, reside actualmente en una pequeña población de la serranía conquense, donde da rienda suelta a su pasión por la pintura, que considera «una necesidad» vital.
¿Son obras de su producción más reciente?
Bien, son unos 20 cuadros realizados a lo largo de los últimos tres años de muy diverso formato adecuados a las dimensiones de la sala. 
¿Hay algunas novedades en estilo y temática?
Sigo mi línea basada, como indica el título de la exposición, en el dibujo y el color. Supone la continuidad de mi pintura, con alguna nueva introducción en el apartado técnico en cuando a materiales... creo que el resultado es  muy bonito. Respecto a la temática es muy variada, porque a la hora de pintar para mí el tema es casi secundario, lo que más me interesa es ilusionarme con lo que hago y lo que estoy proyectando en cuanto a dibujo, preparación y demás. El reto consiste en trabajar en ello y sacar lo mejor en cuanto a realización.
¿Cuáles son los motivos que más le inspiran?

No sé quien decía eso de que la inspiración te debe encontrar trabajando, esa es la auténtica realidad, porque puedes inspirarte en cosas cotidianas, pero no tengo ningún componente que me llegue a condicionar.
Tras su carrera como deportista, ¿cuándo pasó a ser la pintura el centro de su vida?
Bien, la primera exposición que hice en Albacete fue en La Asunción, allá por 1998, pero hace 10 años que  no exponía, la última fue en el Museo Municipal. Puede decirse que me forme de manera autodidacta, aunque llegué a recibir clases durante mi etapa en Bilbao y Barcelona; además tengo ascendencia de grandes dibujantes: mi bisabuelo, mi abuelo e incluso mi padre... creo que tengo un componente genético importante en pintura. Igual que cuando hacía deporte, la pintura es hoy para mí toda una necesidad.
¿Es el pop art la influencia que más le ha marcado como pintor?
No me he dejado influencia mucho y llegar a la pintura que hago lleva tiempo, no es algo de la noche a la mañana. Personalmente no incluiría mi pintura dentro del pop art. Simpre me han gustado los artistas que dibujan bien y aplican con cuidado el color, por ejemplo  Toulouse-Lautrec, pero digamos que he buscado mi propia línea. También hay un gran pintor de Albacete, Miguel Cano, muy amigo mío,  con el que he aprendido mucho en cuanto a aspectos técnicos, pero mi estilo es completamente diferente al de él.
Además de esta exposición, ¿trabaja en algún otro proyecto nuevo?
He tenido algunos problemas de salud últimamente que me han tenido durante tres años en el dique seco y, aunque he seguido pintando, digamos que es ahora cuando lo estoy retomando con más fuerza. Actualmente tengo ofertas de muchos lugares para exponer mi obra, incluso en ferias internacionales, pero digamos que me estoy reteniendo, porque quiero madurarlo un poco todo y ver qué hago en el futuro. Esta exposición es un buen inicio y debo agradecer a Ángel Collado, de Librería Popular, la oportunidad que me brinda.