Los familiares de Anabel no aceptan el «perdón» que pide ahora su asesino

M. Chaves / Ciudad Real
-

El tío de la joven Anabel Segura, que fue asesinada por Emilio Muñoz y Cándido Ortiz después de ser secuestrada en Madrid en 1993, Alfonso Segura Nájera, aseguró ayer a este diario que a la familia no le sirve el «perdón» que pidió ayer el primero a su salida de la cárcel de Herrera de La Mancha. De hecho, Segura sostuvo que  «no nos puede valer el perdón de una persona que asesinó de una forma tan vil a una chica de solamente 22 años».
Del mismo modo, el tío de Anabel Segura manifestó que Muñoz fue «un canalla» al que «se le metió entre ceja y ceja matarla», al tiempo que señaló que tanto él como el otro implicado en los hechos (que falleció en 2009) «son dos asesinos que fueron con la idea de matarla y que lo hicieron a las seis horas de haberla secuestrado, cuando ella misma les aseguró que su padre era alguien responsable que respondería ante lo que le pidiesen». Además, Alfonso Segura Nájera se mostró convencido de que la motivación para el rapto no fue solamente la económica y que, como tal, el dinero no  fue el desencadenante de unos acontecimientos que, como reiteró, acabaron con la muerte de la joven a las pocas horas del secuestro.
Por este motivo, Segura Nájera pidió «seriedad y rigor» a los medios de comunicación y denunció que aquellos que se centran en el móvil económico como argumento para hablar del crimen «no están bien informados».

«Mala suerte».

El tío de la joven también comentó que en los hechos tuvo mucho que ver la «mala suerte», ya que su sobrina salió a hacer deporte y tuvo la mala fortuna de cruzarse en los planes de Muñoz y Ortiz. Asimismo, lamentó que «le pasase eso a una chica que sólo hacía el bien» y dijo que «no es normal quitarle la vida a una chica joven y alegre; esto no debe pasar, pero, por desgracia, ocurre porque la humanidad es así». Segura Nájera, que la semana pasada ya comentó a La Tribuna que vivirían la excarcelación con «tristeza», desconfió de las posibilidades de que Muñoz se reinserte socialmente.