Page frena la ley estrella de Podemos

L.G.E. / J.A.J.
-

El bloqueo llega justo después de que los miembros de Podemos en el Gobierno se felicitaran de la aprobación de la Ley de Garantías en el último Consejo de Gobierno.

Page frena la ley estrella de Podemos

A las 11:18 de ayer el portavoz del Gobierno regional entraba en el Palacio de Fuensalida, la sede de la Presidencia de la Junta. Un par de minutos después salían del edificio el vicepresidente segundo, José García Molina y la consejera del Plan de Garantías, Inmaculada Herranz, los dos integrantes de Podemos en el Gobierno. Ellos salían de anunciar la aprobación en el Consejo de Gobierno del martes de su ley ‘estrella’, la de Garantías. Hernando entraba para comunicar que el Gobierno no la mandará a las Cortes para que pueda ser votada y entre en vigor.
«Acabo de hablar con el presidente y no vamos a remitir el proyecto formalmente a las Cortes hasta que haya cambio de actitud en una parte del Grupo Parlamentario Podemos», declaró. Se refiere al portavoz de la formación morada en las Cortes, David Llorente, que desde la semana pasada está protestando por el veto del Gobierno a su propuesta de ley sobre Tierras Raras. Por eso se ausentó de dos votaciones,
El Gobierno regional necesita el voto favorable de Llorente para sacar adelante la Ley de Garantías. «No podemos permitir que el desarrollo legislativo, el correcto funcionamiento de las Cortes se vea sometido al capricho, egoísmo de una sola persona», insistió Hernando. Aunque Llorente ha dicho que sí apoyaría una iniciativa de Podemos, a Hernando no le vale. «No vamos a permitir una tramitación a la carta», recalcó, «es de cachondeo».
Hernando reclamó incluso el apoyo de Llorente a  la Ley de Mecenazgo, que el año pasado salió rechazada porque se ausentó de la Comisión la otra diputada de Podemos, María Díaz. El portavoz de Gobierno asegura que ahora María Díaz «no tendría problemas» en aprobarla. El portavoz aclaró que  no se van a sacar más leyes hasta que se desbloquee la situación de Podemos, pero no aclaró si García Molina y Herranz estaban informados de la decisión de Page antes que los periodistas.
El sorpresivo movimiento de la Presidencia ha dejado, objetivamente, en ridículo a los miembros de Podemos en el Gabinete. Menos de una hora antes, el vicepresidente segundo y líder regional del partido morado, y la consejera del Plan de Garantías, Inmaculada Herranz, comparecían en la misma sala de prensa donde luego iba echarles un cubo de agua helada Hernando para afirmar que el proyecto de Ley de Garantías estaba « listo para su remisión a las Cortes», como suele esperarse en todo proyecto legal que recibe el visto bueno del Consejo de Gobierno. Herranz abrió la comparecencia con un expresivo «entramos en el Gobierno con el compromiso de asegurar una vida digna para la población de Castilla-La Mancha. Hoy podemos decir que hemos cumplido con nuestro cometido y con la palabra que dimos cuando tomamos posesión de nuestras funciones».
Por su parte, García Molina insistió en que la ley «la deben refrendar las Cortes» e hizo un aviso a navegantes a la hora de reclamar el apoyo de todos sus parlamentarios a esta norma de protección social.  «No me cabe en la cabeza que nadie pueda votar en contra de esta ley, o que pueda poner impedimentos para que esta ley sea una realidad», afirmó. Y añadió que si alguien lo hiciese, va a tener que explicar a los beneficiarios de esta norma «por qué les está cercenando un derecho esencial o por qué les está impidiendo que a muchas (familias)les llegue una renta que va a resultar esencial para poder vivir con dignidad».
El primer destinatario de este mensaje era la oposición del PP. Pero preguntado expresamente sobre si al criticar posibles impedimentos a la ley se refería también a la actuación en la última semana del diputado crítico de su formación David Llorente, quien ha boicoteado la acción del Gobierno en las Cortes y sólo garantiza apoyo a las normas promovidas por el partido morado, el líder regional de Podemos no lo negó. «Cualquier impedimento», manifestó Molina, asegurando que «me refiero a cualquiera en general».