Soldados garantes de la democracia

Josechu Guillamón
-

Alrededor de 400 militares de la Brigada Guzmán el Bueno X realizan un ejercicio en el Centro Nacional de Adiestramiento de Chinchilla en el que defienden a un país democrático de la invasión de uno dictatorial

Población civil coralí se enfrenta a los zapadores de la Brigada de Infantería Guzmán el Bueno X. - Foto: Arturo Pérez

Cerca de 400 militares de la Brigada de Infantería Guzmán el Bueno X, con sede en Cerro Muriano (Córdoba), realizan desde el pasado 4 de febrero el ejercicio Strong Resolution 19, en el Centro Nacional de Adiestramiento (Cenad) de Chinchilla de Montearagón. 
La principal finalidad del ejercicio es el adiestramiento del Grupo de Caballería Acorazado Almansa II/10, perteneciente a la Brigada, que se está ejercitando en diferentes cometidos como el reconocimiento de zona urbanizada, la ocupación de una de zona de reunión, planear y coordinar apoyos de fuego, reconocer una zona de despliegue para su tren logístico u ocupar la zona de despliegue reconocida.
Para que las fuerzas de Cerro Muriano, que han desplazado a Chinchilla unos 130 vehículos, de los que unos 40 son carros blindados, puedan trabajar al máximo rendimiento de cara a su participación en futuras misiones internacionales, se ha creado un escenario ficticio, en el que hay dos países en conflicto, que son Opal y Coral. 
Opal es un país democrático de corte occidental y Coral es de corte totalitario. Tienen una zona fronteriza entre los dos países, con yacimientos de petróleo y gas, una riqueza que se encuentra en el país democrático (Opal). Sin embargo, en esa parte, históricamente, la etnia mayoritaria es coralí, de Coral. 
Por eso hay una reclamación de ese territorio por parte de Coral y una ocupación del mismo, puesto que consideran que ese territorio históricamente les pertenece y de hecho tienen apoyo de la población, mayoritariamente coralí. 
En el ejercicio se produce un alto el fuego, ya que hay una resolución de Naciones Unidas y un acuerdo entre los países, con el beneplácito de la Comunidad Internacional, en el cual se tiene que retirar Coral a su  frontera anterior al conflicto y va a haber una coalición internacional (el Almansa II/10) en la parte de Opal, que va a estar allí para comprobar que esa resolución se cumple. 
Sin embargo, dentro de Coral hay unidades del ejército regular, que no cumplen con lo acordado y que se revelan y deciden no replegarse, ahí entra el grupo de Caballería Almansa II/10 con esos apoyos. 
Además de las fuerzas del ejército regular de Coral, también hay fuerzas paramilitares, cuyo método de actuación es tipo guerrilla, como aclara el comandante Moreno. «Ahora mismo podemos encontrar en entornos reales este tipo de enemigos y es difícil distinguir si se trata de civiles o fuerzas hostiles».
Por eso se trata de un ejercicio que les prepara para misiones reales, como las que la Brigada ya ha llevado a cabo en lugares como Irak, Líbano, Bosnia o Kosovo. «Lo que se busca en este ejercicio, es que haya un entorno operativo con un enemigo híbrido, que combina el ejército convencional, con el asimétrico (de guerrilla), en un entorno con el espectro electromagnético degradado, en el que las comunicaciones se podrían cortar. Es  el entorno que nos podríamos encontrar en una situación real».
Cabe destacar que, aunque la Brigada X tiene una sobrada experiencia en misiones internacionales y en ejercicios de estas características, es la primera vez que el Grupo de Caballería Almansa II/10 lleva a cabo un ejercicio de este tipo desde su creación en 2015. El Almansa II/10 se había adiestrado anteriormente, pero no en su conjunto. 
Tras varios días de formación Alfa o a nivel compañía (en grupos de unos 70 hombres) ayer y anteayer se realizó un ejercicio conjunto de todas las fuerzas o Beta. Durante la jornada de hoy, se analizará lo observado por el equipo de evaluación, en presencia del director del ejercicio, el coronel Antonio Ramón Bernal.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA