Las pernoctaciones en alojamientos rurales bajaron en julio

A.G.
-

Los establecimientos albacetenses registraron 15.751 estancias, un 24% menos que un año antes, aunque se mantienen como los más visitados de la región

Imagen de archivo de un alojamiento rural castellano-manchego. - Foto: Javier Pozo

El sector del turismo rural albacetense sufrió un pinchazo en el pasado julio, después de varios aumentos interanuales consecutivos para el séptimo mes del año, que históricamente no ha sido el más fuerte del verano ya que las fiestas patronales y otros factores motivan que agosto sea el periodo con más afluencia del año.
La encuesta de ocupación mensual del Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja que fueron 15.751 las pernoctaciones registradas en los alojamientos albacetenses, lo que supone un descenso interanual de algo más del 24% con respecto a julio de 2018, cuando las estancias contabilizadas fueron 20.909.
Esas cifras son las más bajas desde 2014 y frenan la tendencia alcista que se ha prolongado prácticamente durante un lustro, aunque empieza a estabilizarse en los últimos meses. En cualquier caso, no preocupan al sector, que ha tenido unas semanas muy positivas en agosto, según indican las asociaciones profesionales, a falta de los datos oficiales. Además, cabe recordar que el propio INE advierte de que, debido a  las actualizaciones en los directorios de establecimientos, los datos de distintos años no son exactamente comparables en algunos casos.
Por otra parte, la reducción de viajeros alojados fue algo menos y se quedó en el 18,4%, con 5.927 turistas en julio de este año por 7.503 en el del anterior. Entre los visitantes, la presencia de extranjeros fue baja una vez más, con 190 provenientes de otros países (un 3,2% del total).
La estancia media subió y se quedó en 2,57 días para los alojamientos rurales de la provincia, que contó con 712 de esos establecimientos abiertos en julio, 13 más que el año anterior. Sin embargo, el número total de plazas ofertadas bajó, con 4.458 camas por 4.611 en 2018.
comparación. Pese al descenso, Albacete se mantiene como la provincia con más pernoctaciones de Castilla-La Mancha por delante, en este orden, de Toledo (14.190), Guadalajara (13.999), Cuenca (12.816) y Ciudad Real (12.408).
La comunidad autónoma sumó, por tanto, 69.163 estancias, que la sitúan como la novena en la lista de regiones más visitadas del país. Es una posición más baja de la habitual en otros meses, aunque lógica dada la tendencia de los turistas de buscar en julio otros destinos.
Por comunidades, Andalucía fue el destino preferido, con 211.536 pernoctaciones, un 12,2% más que en julio de 2018. Por su parte, Islas Baleares alcanza el mayor grado de ocupación, con el 59,8% de las plazas ofertadas.
A nivel nacional, las pernoctaciones en alojamientos de turismo rural presentaron un incremento anual del 4,6% en julio. Las de residentes suben un 8,0%, mientras que las de no residentes bajan un 1,7%. Se ocuparon el 29,2% de las plazas , mientras que el grado de ocupación en fin de semana se sitúa en el 44,5%.