El segundo gran éxodo ya afecta a las ciudades

E.F
-
Vista de la ciudad de Almansa. - Foto: L.B.

Grandes núcleos como Almansa, Villarrobledo o Hellín empiezan a vaciarse como los pueblos

Desde el desarrollismo de los años 60 del pasado siglo, los términos «despoblación» y «rural» han ido de la mano en España. Los habitantes de los pueblos dejaban el campo para irse a la ciudad en busca de las oportunidades que no podían encontrar en sus pueblos de nacimiento y la provincia de Albacete no fue una excepción.
Los que no se iban a la costa mediterránea, a Madrid o a Barcelona se establecían en la propia Albacete capital o en alguna de las cabeceras de comarca, en especial las situadas junto al gran eje que forman las principales autovías y las vías del ferrocarril, como son los municipios de Almansa, Hellín, La Roda, Tobarra o Villarrobledo.
Pero entre 2008 y 2018, la década de la crisis, algo cambió y muchos de los núcleos intermedios que ganaron población con las migraciones interiores del siglo pasado ahora también registran crecimientos negativos. Es lo que los expertos en demografía ya describen como la «segunda ola» de la despoblación en España.

(Más información en la edición impresa)