Avanza la reparcelación del solar de la cooperativa

A.G
-

El Ayuntamiento de Fuentealbilla abrió el plazo de exposición pública de la modificación urbanística de la antigua bodega, donde abrirá dos calles y se habilitarán 16 parcelas de uso residencial

Reparcelación propuesta, con las nuevas calles en gris. - Foto: Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Fuentealbilla abrió recientemente el trámite de exposición pública del proyecto de reparcelación de los terrenos de la antigua bodega de la cooperativa agraria local. Es precisamente esa sociedad la promotora de la actuación urbanizadora que transformará esa zona del municipio, ya que se abrirán dos nuevas calles y aumentará el suelo de uso residencial.  
La reparcelación se formalizó recientemente, a través de la correspondiente escritura notarial, y la exposición pública es el último paso de una larga tramitación administrativa. En el caso de que no haya alegaciones en un plazo que concluye el 8 de septiembre, el proyecto tendrá el visto bueno definitivo y podrán comenzar las obras.  
El Consistorio ya aprobó en 2016 una modificación puntual de las Normas Subsidiarias, actuación que contó con el visto bueno de la Comisión Provincial de Urbanismo en ese mismo año. Ahora, tal y como establece la Ley de Ordenación del Territorio, suspende el otorgamiento de licencias de parcelación y edificación en la superficie afectada, hasta que la operación tenga carácter definitivo.
Como ya informó La Tribuna, la actuación se llevará a cabo en casi la totalidad de una manzana, que ocupa aproximadamente una hectárea y quedará libre tras el desmantelamiento de la bodega y almacén, que la cooperativa trasladará fuera del núcleo urbano.
Según recogía el proyecto técnico, de los 3.770 metros cuadrados de esa propiedad, unos 1.400 se destinarían en el futuro a los nuevos viales y algo más de 200 a áreas de esparcimiento, mientras que el solar quedaba dividido en tres parcelas de 1.186, 1.064 y 375 metros cuadrados, respectivamente. En ellas, la reparcelación establece la creación de 16 solares para uso residencial, con tamaños de entre 92 y 244. Tal y como explicaban los arquitectos que realizaron la memoria, esos terrenos resultan «más acordes con la estructura de la propiedad predominante y, por tanto, se adaptan a las proporciones adecuadas para la materialización de la edificación más común –residencias unifamiliares con patio».

(Más información en edición impresa)