scorecardresearch

La oscura Cañada Real

Otr-press / Madrid
-

Cerca de 4.000 vecinos de esta zona de Madrid, a tan solo 20 minutos del centro, llevan 15 meses llevan sin electricidad

La oscura Cañada Real - Foto: Ricardo Rubio

Los vecinos de la Cañada Real Galiana se despidieron de 2021 a oscuras, al igual que hicieron en 2020, pues se cumplen ya más de 15 meses desde que el sector V y VI se quedaron sin  electricidad; y, de cara a 2022, aseguran que no se van a rendir.

«Seguimos a oscuras, Queremos contratos, Luz para la Cañada. Con estos mensajes empezamos 2021 y con los mismos nos despedimos de este año tan duro y difícil. Es una manera de decirle a 2022 que no nos rendimos», subraya la presidenta de la Asociación Cultural de Mujeres Tabadol del sector VI de la Cañada Real, Houda Akrikez.

Según recuerda Akrikez, los cerca de 4.000 vecinos de la Cañada Real, a solo 20 minutos del centro de la capital, que llevan más de un año sin luz, 1.813 de ellos niños, se han enfrentado este año no solo a la falta de electricidad, sino también al segundo año de pandemia y a una nevada histórica como fue Filomena, el pasado enero de 2021.

La oscura Cañada RealLa oscura Cañada Real - Foto: Ricardo Rubio«Quiero decir a los vecinos y vecinas de Madrid gracias por vuestro apoyo en esta época que hemos vivido. Las familias de la Cañada Real hemos atravesado la pandemia por la COVID-19 a oscuras, y hemos saltado la mayor nevada, la más histórica, como unas grandes campeonas que somos», incide la presidenta de Tabadol.

A pesar de estas «mil y una barreras» y «obstáculos», Akrikez destaca la «valentía» de las mujeres árabes y gitanas que viven en la Cañada y que han salido a diario a la calle «a decirle a la sociedad madrileña» que les están «apagando».

La última acción reivindicativa ha sido la inauguración de unas luces de Navidad, alimentadas con energía solar, en el sector VI, con los mensajes: Seguimos a oscuras, Seguimos luchando, Luz para Cañada. Si bien, no ha sido la única acción que realizaron en 2021.

A lo largo del pasado año, los vecinos de esta zona no han parado de denunciar su situación ante la Comunidad, el Ayuntamiento y ante el Gobierno de España, a través del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil; y se han manifestado ante las distintas administraciones.

En esta línea, el pasado octubre constituyeron la Plataforma Cívica de Apoyo a la Luz en la Cañada Real, integrada por más de 50 organizaciones de la sociedad civil, desde la que han exigido a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, una solución «urgente».

Toque de la ONU

Además, en 2021, España ha recibido varias llamadas de atención por parte de la ONU por la situación en la Cañada Real Galiana. Así, nada más comenzar el año, el Comité de Derechos del Niño de la ONU exigió a las autoridades españolas una solución para L.H, una niña de tres años, que requería de oxigenoterapia y nutrición parenteral cuya salud estaba afectada por la falta de suministro eléctrico.

Asimismo, a principios de febrero, el Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Olivier De Schutter, advirtió de que lo que está ocurriendo en la Cañada Real es «una catástrofe humanitaria y una derrota de los derechos sociales» y afeó al Gobierno español que no se hacía «responsable» del problema, añadiendo que «lo verdaderamente irresponsable es dejar a niños sin electricidad durante el invierno».

Desde la Asociación de Mujeres Tabadol, en representación de los vecinos del Sector VI, elevaron una petición al Parlamento Europeo denunciando la vulneración de derechos humanos que sufren por los cortes de luz. El grupo municipal de Más Madrid también denunció la situación ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo.

Por su parte, el exdefensor del Pueblo en funciones se despidió de su cargo el pasado noviembre con una resolución de 10 páginas manifestando su «grave preocupación» por la situación en esta zona de la capital y reclamando una solución de emergencia ante la inminencia del invierno.

Igualmente, su sucesor, Ángel Gabilondo, se ha reunido ya con el Comisionado del Gobierno de la Comunidad de Madrid para la Cañada Real Galiana, Markel Gorbea, para instarle a que se concreten, cuanto antes, las medidas para resolver la falta de suministro eléctrico, ya que según su opinión, se vive una situación con «dimensiones de emergencia humanitaria».

Ya hay un plan de actuación entre acordado entre todas las Administraciones implicadas para que el Sector VI vaya desapareciendo progresivamente y sean realojadas las 160 familias que viven allí. Pero, mientras tanto, en la Cañada Real Galiana han terminado el año y han comenzado 2022, sin luz y con frío, y con un habitante más, Gabriel, que nació en Nochebuena. 

Los vecinos de la Cañada Real Galiana se despidieron de 2021 a oscuras, al igual que hicieron en 2020, pues se cumplen ya más de 15 meses desde que el sector V y VI se quedaron sin  electricidad; y, de cara a 2022, aseguran que no se van a rendir.

«Seguimos a oscuras, Queremos contratos, Luz para la Cañada. Con estos mensajes empezamos 2021 y con los mismos nos despedimos de este año tan duro y difícil. Es una manera de decirle a 2022 que no nos rendimos», subraya la presidenta de la Asociación Cultural de Mujeres Tabadol del sector VI de la Cañada Real, Houda Akrikez.

Según recuerda Akrikez, los cerca de 4.000 vecinos de la Cañada Real, a solo 20 minutos del centro de la capital, que llevan más de un año sin luz, 1.813 de ellos niños, se han enfrentado este año no solo a la falta de electricidad, sino también al segundo año de pandemia y a una nevada histórica como fue Filomena, el pasado enero de 2021.

«Quiero decir a los vecinos y vecinas de Madrid gracias por vuestro apoyo en esta época que hemos vivido. Las familias de la Cañada Real hemos atravesado la pandemia por la COVID-19 a oscuras, y hemos saltado la mayor nevada, la más histórica, como unas grandes campeonas que somos», incide la presidenta de Tabadol.

A pesar de estas «mil y una barreras» y «obstáculos», Akrikez destaca la «valentía» de las mujeres árabes y gitanas que viven en la Cañada y que han salido a diario a la calle «a decirle a la sociedad madrileña» que les están «apagando».

La última acción reivindicativa ha sido la inauguración de unas luces de Navidad, alimentadas con energía solar, en el sector VI, con los mensajes: Seguimos a oscuras, Seguimos luchando, Luz para Cañada. Si bien, no ha sido la única acción que realizaron en 2021.

A lo largo del pasado año, los vecinos de esta zona no han parado de denunciar su situación ante la Comunidad, el Ayuntamiento y ante el Gobierno de España, a través del Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil; y se han manifestado ante las distintas administraciones.

En esta línea, el pasado octubre constituyeron la Plataforma Cívica de Apoyo a la Luz en la Cañada Real, integrada por más de 50 organizaciones de la sociedad civil, desde la que han exigido a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, una solución «urgente».

toque de la onu. Además, en 2021, España ha recibido varias llamadas de atención por parte de la ONU por la situación en la Cañada Real Galiana. Así, nada más comenzar el año, el Comité de Derechos del Niño de la ONU exigió a las autoridades españolas una solución para L.H, una niña de tres años, que requería de oxigenoterapia y nutrición parenteral cuya salud estaba afectada por la falta de suministro eléctrico.

Asimismo, a principios de febrero, el Relator Especial de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Olivier De Schutter, advirtió de que lo que está ocurriendo en la Cañada Real es «una catástrofe humanitaria y una derrota de los derechos sociales» y afeó al Gobierno español que no se hacía «responsable» del problema, añadiendo que «lo verdaderamente irresponsable es dejar a niños sin electricidad durante el invierno».

Desde la Asociación de Mujeres Tabadol, en representación de los vecinos del Sector VI, elevaron una petición al Parlamento Europeo denunciando la vulneración de derechos humanos que sufren por los cortes de luz. El grupo municipal de Más Madrid también denunció la situación ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo.

Por su parte, el exdefensor del Pueblo en funciones se despidió de su cargo el pasado noviembre con una resolución de 10 páginas manifestando su «grave preocupación» por la situación en esta zona de la capital y reclamando una solución de emergencia ante la inminencia del invierno.

Igualmente, su sucesor, Ángel Gabilondo, se ha reunido ya con el Comisionado del Gobierno de la Comunidad de Madrid para la Cañada Real Galiana, Markel Gorbea, para instarle a que se concreten, cuanto antes, las medidas para resolver la falta de suministro eléctrico, ya que según su opinión, se vive una situación con «dimensiones de emergencia humanitaria».

Ya hay un plan de actuación entre acordado entre todas las Administraciones implicadas para que el Sector VI vaya desapareciendo progresivamente y sean realojadas las 160 familias que viven allí. Pero, mientras tanto, en la Cañada Real Galiana han terminado el año y han comenzado 2022, sin luz y con frío, y con un habitante más, Gabriel, que nació en Nochebuena.