Castilla-La Mancha publica la guía para los festejos

Pedro Belmonte
-

La Consejería de Hacienda y Administraciones marca las pautas para garantizar la seguridad sanitaria en los festejos y complementa las normas para las actuaciones en plazas de toros

La presencia de espectadores en la vía pública está limitada. - Foto: José Miguel Esparcia

La pasada semana, el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, publicó una Resolución de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, por la que se aprueba la guía para la celebración de espectáculos y festejos taurinos populares en Castilla-La Mancha para evitar la transmisión del Covid-19, en la que se marcan las pautas para garantizar la seguridad sanitaria en este tipo de festejos, además de completar las normas para los festejos taurinos en plazas de toros, que ya se establecieron en el Decreto 24/2020 de 19 de junio.
Según se recoge en la propia Resolución, «las medidas contempladas en la guía giran en torno a la puesta en práctica del control de aforo y de acceso a plazas, instalaciones y recintos taurinos, itinerarios para ejecutantes y público, medidas de limpieza y desinfección, así como otras medidas específicas adaptadas a cada tipo de festejo en particular y especialmente aquellas que son recomendables para incluir en el plan de contingencia que deben presentar los organizadores previamente a la concesión de la autorización por las Delegaciones Provinciales de la Consejería, cuando se soliciten encierros tradicionales de reses por vías urbanas y encierros tradicionales de reses por el campo». Aún así, recoge lo que se establecía en el Decreto 24/2020 de 19 de junio en su artículo 37.2. «En virtud de poder conseguir una adecuada vigilancia previa sobre la evolución de la epidemia, se recomienda no celebrar festejos taurinos populares por el campo o encierros por las vías públicas. Esta recomendación podrá ser objeto de revisión en función de la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria», pero en caso de celebrarse, se deberán acoger a distintos preceptos que, sin duda, hacen muy complicada su organización, como determina el apartado tres de la guía, en su punto B, como que los participantes deben estar identificados de forma visible, guardando la distancia de seguridad de metro y medio, debiendo durante la celebración del evento, permanecer en el callejón de la plaza o zona delimitada al efecto, el cual deberá contar con marcas numeradas de las zonas a ocupar por cada participante, manteniendo en todo caso la distancia de seguridad interpersonal de un metro y medio, además, el organizador podrá establecer turnos para atender las peticiones de participación de las personas aficionadas. En los encierros tradicionales de reses por vías urbanas se establecerá un perímetro adyacente al trazado del mismo. La presencia de espectadores en la vía pública se limitará a aquellas zonas en las que puedan ser instaladas gradas y los participantes habrán sido previamente inscritos y estarán identificados visualmente por parte de la organización, con elementos dispuestos al efecto. En los recorridos de los encierros tradicionales de reses por el campo, se recomienda que la zona de suelta esté reservada a caballistas y miembros de la organización del encierro, respetándose la ocupación de cuatro metros cuadrados de superficie por cada persona ; y que en las zonas de espectadores, el público asistente permanezca en el interior de sus vehículos o en gradas dispuestas al efecto, aplicándose para su ocupación, en este último caso, lo establecido para plazas, recintos e instalaciones taurinas. 
El punto número cuatro de la guía establece las normas de limpieza y desinfección de todos los materiales que se utilicen en los festejos taurinos, como las ruedas de los vehículos en que se transporten animales, los útiles de torear, como capotes, muletas, etc, y también los recintos taurinos, enfermerías y el personal que tenga que manipular las reses.
Igualmente, se establece de forma más específica los procedimientos para las plazas de toros y los espectadores, tanto en festejos taurinos como suelta de reses en plaza, como el establecimiento de localidades preasignadas y numeradas y que no se supere el 75% del aforo autorizado, manteniendo una distancia de seguridad interpersonal de un metro y medio, aunque se facilitará la agrupación de convivientes, manteniendo la debida distancia de seguridad con el resto de los espectadores y el aforo máximo deberá ser expuesto al público. Otro de los requisitos es que la apertura de puertas de las plazas, recintos e instalaciones taurinas se realizará con antelación suficiente para permitir un acceso escalonado, al igual que la salida del público deberá realizarse de forma escalonada. Durante la celebración del espectáculo, no se realizarán pausas intermedias. Asimismo, estará prohibida la venta o alquiler de almohadillas no desechables, o sin fundas desechables, así como arrojar cualquier tipo de objetos al ruedo. A la finalización del espectáculo, no se permitirá la salida por la puerta grande.