Patrimonio en peligro

I.M.
-
El Acueducto de Albatana estuvo en funcionamiento con caudal circulante hasta el 2011. - Foto: Rubén Serrallé

Son cuatro bienes albacetenses repletos de historia y están en situación de riesgo para su conservación, según Hispania Nostra. Son un acueducto, dos torres y un castillo y están en Albatana, Isso, Socovos y Sierra

La Asociación de Conservación de Patrimonio Hispania Nostra tiene contabilizados en la comunidad de Castilla-La Mancha hasta 77 monumentos históricos amenazados en su conservación, de los más de 600 que tiene en el conjunto nacional entre patrimonio arqueológico, civil, militar, industrial, natural y religioso. Dentro de estos inmuebles abandonados los hay tanto de titularidad pública como privada e incluso los hay declarados como Bienes de Interés Cultural. 
Igualmente cabe puntualizar que dentro de los 77  inmuebles castellano-manchegos de la llamada Lista Roja de Patrimonio, los hay que, tras abandonar esta categoría, han pasado a formar parte de otras listas diferentes, la Lista Verde o la Lista Negra.  En la Lista Verde están aquellos bienes que han sido intervenidos y ha quedado garantizada su conservación y por contra, en la Lista Negra están aquellos que directamente han desaparecido.
En lo que es la región por provincias, Guadalajara es la que tienen la mayor presencia en el listado de Hispania Nostra, con 27 nombres (siete en verde y 20 en rojo), situándose a continuación Cuenca con 16 (cinco en verde y 11 en rojo), Toledo, también con 16 monumentos en el listado (dos en verde y 14 en rojo), Ciudad Real con 15 (cinco en verde, uno en negro y nueve en rojo) y por último Albacete, con cuatro patrimonios en peligro y los cuatro, ademas, en rojo.
Los cuatro bienes albacetenses amenazados son: Acueducto de Albatana, Torre del Castellar de Sierra, Torre Almohade de Isso y Castillo de la Encomienda. El Acueducto de Albatana, la última incorporación a este listado, en junio del 2016, estuvo, recuerda Hispania Nostra, en funcionamiento con caudal circulante permanente hasta 2011, sufriendo numerosos sellados y parcheados. Algunos dicen que es de origen romano y que fue construido a finales del siglo III y principios del siglo IV, mientras que otros, por el contrario, piensan que es del XVIII.
 No obstante, sea como sea, las ruinas del antiguo acueducto, se explica a continuación, se encuentran en paralelo al nuevo diseñado en 1844 y que supuso decir adiós a la vieja calzada de piedra por un conducto de piedra caliza, fácil de tallar pero muy sensible a la erosión.  El acueducto tiene una longitud de 389 metros desde la toma de agua hasta el Molino de Arriba, un molino harinero prácticamente hundido por su no uso, con un número total de arcos y pilares de 61 y con una altura, con una pendiente del 0,5%, entre 1,68 metros y 2,55 metros. 

(Más información en la edición impresa).