La tasa albacetense de fraude al seguro es de las más bajas

M.O
-
La tasa albacetense de fraude al seguro es de las más bajas - Foto: M.A.V.

Un estudio indica además que en la provincia el 82% de los intentos de engaño son de varones

Intentar engañar a la compañía aseguradora para recibir una indemnización que, en realidad, no corresponde es una práctica que sigue vigente y que además va camino de profesionalizarse. Es la conclusión a la que llega el último Mapa del Fraude al Seguro elaborado por la compañía Axa, que a partir de datos del año pasado advierte de que sí aumentan los casos de fraude premeditado. 
En España, según el estudio, la tasa de fraude nacional detectado crece y se sitúa en el 1,88%. El número de siniestros fraudulentos detectados ha aumentado un 12,5%. Ello quiere decir que de cada 100 partes que llegan a las aseguradoras hay casi dos que son en realidad un fraude, un intento de engaño. Según Axa, en este tipo de prácticas delictivas Albacete sale bien parada, porque es de hecho una de las provincias con menos tasa de fraude, el 1,4%. Toledo tiene una tasa aun más baja, del 1,2%.
El estudio recoge además datos del fraude ligado al género de los titulares de las pólizas, y se indica que, por el momento, el fraude es  más habitual en hombres. En el caso de la provincia albacetense más del 82% de los intentos de engaño a las compañías corresponden a hombres.
El estudio explica además cómo son los intentos de fraude, y distingue el fraude oportunista, «aquel en el que se aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes o anteriores». Este tipo de engaños descienden, según los datos, mientras aumenta el fraude premeditado, «casos en los que los daños reclamados son reales o ficticios, pero todos han sido planificados con antelación». Suponen el 47,5% de los casos de fraude evitados durante 2018, frente al 41% del año anterior, y tienen un coste mayor que el que acarrea el fraude oportunista. Más información en edición impresa