El Recinto se arregla para la Feria

I.M.
-

El 20 de agosto tienen que estar finalizadas las obras de rehabilitación de cubiertas que se están haciendo en parte del exterior, los laterales de la Puerta de Hierros y la plaza de Talabarteros, además de las del Templete

Aspecto que presenta estos días el Templete, totalmente ‘patas arriba’, al estar en obras de rehabilitación. - Foto: RUBÉN SERRALLÉ

El 20 de agosto o a más tardar dos días después de esa fecha tienen que estar acabadas las obras que se están llevando a cabo en el Recinto Ferial, dos obras diferenciadas pero que tienen un denominador común, la mejora y rehabilitación de esta instalación que abre sus puertas al público el día 7 de septiembre para cerrarlas el 17 y que está catalogado como Bien de Interés Cultural.
Las obras afectan, por un lado al Templete y por otro, a las cubiertas, pero no a todas del Recinto sino a aquellas que están más deterioradas. Así, se va hacer una renovación casi total de partes correspondientes a las naves exteriores del llamado ‘rabo de la sartén’, de las dos zonas laterales (derecha e izquierda) del lado de la Puerta de Hierros y de la zona interior del círculo exterior de la plaza de Talabarteros. En definitiva, se van a actuar sobre una superficie de cubierta de 1.260 metros cuadrados del Recinto.
Y aunque las del Templete corresponden a la empresa que se hizo con la adjudicación de su explotación, Hosteleros La Espiga, S.L., ambos trabajos son, no obstante, revisados y visitados prácticamente a diario por el jefe de sección del departamento de obras públicas de la gerencia de Urbanismo del Consistorio, Juan Valverde, o por el adjunto a dicha sección, Julio Monteagudo. Cometidos suyos son la dirección facultativa lo mismo que fue la redacción del proyecto técnico.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA.