Carnaval lleno de sabor

Nuria Alfraro
-
Una decena de voluntarios elaboró centenares de ‘fritillas’ para la ocasión. - Foto: N. Alfaro

Los rodenses celebraron la festividad de San Reventón a base de 'fritillas' y chocolate, una tradición que se consolidó desde hace más de tres décadas en la población y es seguida de forma masiva

Si hay algo único y característico del Carnaval rodense es la costumbre de comer fritillas y chocolate el Martes de San Reventón. La elaboración de este dulce típico y la celebración de este día fue uno de los motivos que más influyeron en la concesión del título de Interés Turístico Regional al carnaval de la localidad. Un colectivo de diez  voluntarios de la localidad durante cerca de tres décadas han elaborado fritillas para esta ocasión.
La enfermería de la plaza de toros acoge a este grupo de fritilleros que en una semana van a realizar 4.000 fritillas y numerosos litros de chocolate. Esta docena de personas voluntarias llevan trabajando intensamente desde el pasado viernes para  poder servir a diversos colectivos de la localidad. Ellos son los encargados de hacer y repartir de forma voluntaria este manjar para el baile de la tercera edad, el baile de San Reventón, la Residencia Virgen de los Remedios, la Asociación de Alzheimer, la Asociación de Parkinson y Asprona. En concreto en el baile de San Reventón de ayer se repartieron alrededor de 600 fritillas. 
Para elaborar la masa se necesita harina, huevos, un poco de bicarbonato, aceite y agua templada y sal.  Una vez la masa está hecha, se debe dejar reposar media hora antes de amasarla sobre la rodilla para que adopte la textura y forma necesaria. Más tarde se fríen y finalmente se espolvorea azúcar por encima.