Culpable de asesinato de dos mujeres de Bienservida

Pilar Muñoz
-

Considera el agravante de parentesco en el caso de la hija y el atenuante de obcecación «con intensidad alta» cuando Manuel Yébenes las apuñaló hasta la muerte en su casa de Daimiel

El condenado, junto a su abogada, mira a los agentes que le iban a esposar. - Foto: Rueda Villaverde

Culpable de dos delitos de asesinato. Este es el veredicto del jurado que ha enjuiciado en la Audiencia Provincial de Ciudad Real los hechos ocurridos la mañana del 13 de febrero de 2017 en Daimiel.
Manuel José Yébenes ha sido declarado culpable del asesinato de su mujer Ana BelénLedesma, de 46 años y natural de la localidad albaceteña de Bienservida, y de asesinar a la hija de ésta, Ana MaríaPérez, de 18 años.
El jurado, siete hombres y dos mujeres, emitieron el veredicto tras una larga deliberación que comenzó al mediodía del lunes 18 de marzo. El veredicto no fue unánime: siete votos a favor y dos en contra.
El jurado también considera la circunstancia agravante de parentesco en los dos delitos de asesinato, es decir ha considerado probado que la hija de Ana Belén convivía con el matrimonio en la casa de Daimiel. Además de esta circunstancia que agrava la pena a imponer, el jurado ha estimado el atenuante cualificado de obcecación «con intensidad alta», como ha defendido la abogada Marisol Ortega.
Ante este veredicto, sobre todo en virtud de las circunstancias, el fiscal Jesús Gil se vio obligado a modificar su petición de condena habida cuenta de que ya no podía solicitar la máxima condena por asesinato, es decir 25 años. De este modo, el fiscal solicitó 23 años y seis meses por cada uno de los delitos de asesinato, es decir 47 años de prisión. En cuanto a la responsabilidad civil, pidió 50.000 euros para cada una de las dos hijas.El fiscal delegado autonómico de Violencia de Género también solicitó la condena en costas.
El jurado ha tenido en cuenta los informes forenses, las 9 puñaladas que asestó a su mujer y las 15 a la hija de ésta sin posibilidad de defensa.
El hermano de Manuel Yébenes ha permanecido hasta el final junto a él, en la Audiencia. Anoche lloró al oír el veredicto. Sin embargo, Manuel permaneció inmutable.