Bochorno en Menorca

Área11
-

94
Hestia Menorca
55
CB Villarrobledo
Finalizado
El CB Villarrobledo realizó un lamentable encuentra ante el Hestia Menorca y recibió un severo correctivo frente a un equipo lanzado a por el ascenso de categoría

Severa derrota para el CB Villarrobledo en Menorca. - Foto: Rubén Serrallé

Bochornosa derrota de un calamitoso CB Villarrobledo que en su visita a tierras menorquinas deambuló medio zombi sobre el parquet del Municipal de Mahón hasta llevarse un más que severo correctivo de un Hestia Menorca claro candidato al ascenso de categoría.
Los manchegos sorprendieron al Menorca en el inicio del enfrentamiento con una buena actitud defensiva que durante dos minutos maniató su potencial, pues sólo se vio un mate del atlético Okeke. Pero la buena defensa duró poco y los locales rompieron el luminoso a base de triples, dos consecutivos de Guebert y otro de Covington, 14-6 en el ecuador y gracias a un triple de Faniel. El Villarrobledo estaba muy incómodo en ataque, donde no funcionaba casi nada, pero en defensa casi más ante el temible perímetro menorquín que firmaba una máxima de diez en el minuto seis con el 16-6. Sin embargo lo peor todavía estaba por llegar y cuando apareció el veterano Otegui o Bute machacando con dureza, el panorama se ensombreció por completo. Y todavía más cuando el mejor triplista de la categoría, Corbacho, calentó la muñeca con un primer acierto. Al final del periodo la diferencia era hasta sonrojante, 25-9.
El segundo comenzó con nuevo mate de Bute y otra canasta en la pintura de Otegui. Y aunque entonces Greenaway vio aro de tres nadie pensó que la dinámica cambiaría. Así fue, en el siguiente tramo el Menorca siguió sacando los colores a su rival con otro mate de Okeke y triples de Serra y Corbacho, amén de que Haley aportaba más nunca y el marcador no paraba de aumentar, 43-19 en el minuto seis. De nuevo Greenaway hizo un triple aislado, pero la respuesta la dio Okeke con un nuevo machaque que tampoco pareció castigar en exceso a un Villarrobledo apático, quizás sabedor que su lucha es ya por no descender y el Menorca no es rival. Al descanso 49-24.
En el reinicio Covington no quiso ser menos que sus compañeros y en segundos anotó otra de tres. El Villarrobledo no se inmutó por ello y jugando al tran tran no anotaría hasta pasados tres minutos y lo haría desde la línea de tiros libres para pasarse otros dos sin volver hacerlo. Un cúmulo de despropósitos para un partido carente de todo sentido y en el que el Menorca ni siquiera apretaba ni quiso hacer sangre, hecho que no impidió que la máxima siguiera en aumento, 61-28 superado el ecuador. Así, visto lo visto y con todos los efectivos menorquines con puntos en su casillero, el gigante Faniel optaba por subir él mismo la pelota o por jugarse un triple que esta vez si entraba; pero el local Guebert respondía de idéntica manera y los manchegos agachaban la cabeza de nuevo. Después y con la grada del Municipal de Mahón pidiendo más Corbacho hacía otra de tres para delirio de su parroquia, nueva máxima con el 69-34 a falta de uno para un periodo que terminaría 72-36 con un triple sobre la bocina del Pitu Jiménez.
El cuarto y definitivo periodo comenzó con el enésimo mate de Okeke. Un nuevo mazazo con el que se iniciaba un cuarto de castigo total para un Villarrobledo desolado que ni siquiera se agarró al orgullo para maquillar un marcador escandaloso a todas luces, 94-55