Rubalcaba, en "estado de máxima gravedad" tras un ictus

Agencias
-
Rubalcaba pasa la noche tranquilo tras sufrir un ictus - Foto: Juan Carlos Hidalgo

El histórico dirigente socialista se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Puerta de Hierro. El centro médico no facilitará más información por expreso deseo de la familia.

El exsecretario general del PSOE y exvicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, se encuentra en estado de "extrema gravedad", según el último parte médico emitido por el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, en el que se encuentra ingresado desde ayer por la tarde tras sufrir un infarto cerebral (ictus). 
El exdirigente socialista está en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del citado centro hospitalario y en el parte médico del mediodía de hoy el Hospital ha comunicado que "por expreso deseo de la familia" no facilitarán más información sobre su estado. 
Rubalcaba fue atendido en la tarde de ayer por los servicios de emergencia de la Comunidad de Madrid, tras recibir una llamada a las 18,12 horas desde el domicilio del político, situado en la calle Panamá de Majadahonda, donde fue atendido. Tras una primera inspección, sanitarios del SUMMA trasladaron a Rubalcaba al Puerta de Hierro. 
Una vez en el centro hospitalario se le aplicó "el protocolo diagnóstico y terapéutico habitual" para los casos de ictus y a última hora de la noche de ayer, se encontraba ingresado en la UCI tras haber sido intervenido quirúrgicamente para disolverle el trombo cerebral.
Tras conocerse la noticia de su ingreso, además su mujer Pilar y sus sobrinos, acudieron al centro hospitalario para interesarse por su estado varios miembros de la familia socialista como el que fuera secretario de Organización del PSOE durante los años de Rubalcaba al frente del partido, Óscar López Águeda. 
También se acercaron el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, el exsecretario de Estado para el Deporte y el exlíder del PSOE madrileño, Jaime Lissavetzky, la ex jefa de prensa de Rubalcaba Lourdes Camino y el exdirector de Comunicación del PSOE Rodolfo Irago.

Entre los numerosos mensajes de ánimo y apoyo que le han enviado desde que se conoció la noticia, se incluye el del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha subrayado hoy su deseo de que tenga una pronta recuperación, y se le pueda ver de nuevo "activo, haciendo política y siendo una inspiración para todos". En declaraciones a los medios de comunicación a su llegada a la ciudad rumana de Sibiu para asistir a la cumbre informal de la Unión Europea, Sánchez ha comentado que ayer habló con Pilar Goya, la mujer de Rubalcaba, y le trasladó "todo el apoyo, todo el cariño y todo el ánimo a Alfredo y a toda su familia".
Ha subrayado además que la figura de su antecesor en el cargo de secretario general del PSOE trasciende al partido, porque ha sido una persona que ha "dedicado toda su vida sirviendo a su patria" y "logrando también cosas muy importantes sirviendo al PSOE".
También la Casa Real se ha interesado también por el estado del ex mandatario socialista, así como dirigentes de los principales partidos políticos del país. 

 

Una figura histórica en el PSOE

Doctorado en Química Orgánica, Rubalcaba imparte en la actualidad clases en la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense de Madrid desde que renunciase a su escaño y se apartase de la vida política el 2 de septiembre de 2014. 
Rubalcaba llegó a la Cámara Baja en 1993 y desde entonces ha formado parte de todas las legislaturas. Además, fue ministro de Educación y Ciencia (entre 1992 y 1993), ministro de la Presidencia (de 1993 a 1996), portavoz del Grupo Parlamentario Socialista (de marzo de 2004 a abril de 2006), vicepresidente primero del Gobierno y portavoz (en 2011) y ministro del Interior (entre 2006 y 2011). 
Estuvo al frente de la Secretaría General del PSOE desde febrero de 2012, cuando se impuso a la exministra Carme Chacón en el congreso de Sevilla. El 26 de mayo de 2014 anunció su dimisión, asumiendo la responsabilidad por la derrota electoral y convocando un cónclave extraordinario para elegir al próximo líder de los socialistas.