Sospechan que los incendios de forraje sean intencionados

A.G
-

Los fuegos ocasionaron pérdidas severas a empresas de piensos y una granja de ganado ovino en Montalvos y La Gineta

Forraje en llamas, en el incendio del pienso almacenado en una empresa de La Gineta. - Foto: C.A.

La preocupación de vecinos y empresarios de La Gineta y municipios cercanos crece por la sucesión de incendios de forraje en la zona. Han sido tres en apenas un mes, lo que hace sospechar que se trate de fuegos intencionados, que de momento no han causado daños personales, pero sí considerables pérdidas a los profesionales que han visto arder el material que venden o sirve de alimento para sus animales.  
El último de esos sucesos tuvo lugar en la noche del lunes, en una empresa de piensos y forrajes situada a la salida de La Gineta en la carretera que va hacia Barrax. Su propietario, Víctor Ortiz, relataba que el fuego se originó entre las 21 y las 21,30 horas y lamentaba la pérdida total de «unos dos millones de kilos de forraje, el que teníamos preparado para todo el invierno». Hasta la zona se desplazaron dotaciones del Sepei, que trabajaron en asegurar la zona, pero poco pudieron hacer para sofocar el fuego, que ayer seguía activo ya que es prácticamente imposible extinguir los incendios de paja una vez extendidos. 
Ortiz se mostraba consternado por «una pérdida enorme, que alterará el funcionamiento de la empresa todo el año y nos va a hacer pasar un invierno crudo». «Si son provocados, están jugando con el pan de varias familias», añadía.
Otra enorme cantidad de pienso se perdió en el incendio anterior, ocurrido el 2 de septiembre en una explotación de ganado ovino, situada también en la carretera de Barrax, a unos ocho kilómetros del núcleo urbano. En este caso el inicio fue sobre las tres de la tarde, según detalló el ganadero Pedro Martínez, quien explicó que «perdió el alimento de toda la campaña» en un incendio que también se prolongó hasta el día siguiente e incluso motivó que bomberos del Sepei hicieran guardia durante la noche para vigilar la zona.
Además de la rabia por las pérdidas, Martínez relataba que «pasamos mucho miedo, porque un cambio de viento hubiera llevado el fuego hacia los animales y no sabíamos su íbamos a tener tiempo de sacarlos».
El primer caso, por su parte, tuvo lugar de madrugada y a comienzos de agosto, en el término municipal de Montalvos y cerca de las vías del AVE. Fue de nuevo en una empresa de forrajes, donde se perdieron unos 120.000 kilos de alimento para animales, según explicó el empresario Alejo Felipe Sánchez. «Quien lo hiciera tiene poco miedo o está muy mal de la cabeza», señalaba, detallando que testigos vieron un coche abandonando la zona poco después de que se detectase el fuego. También Ortiz vio indicios, como «derrapes en el camino», que le hacen pensar que alguien se fue del lugar con urgencia. La Guardia Civil investiga actualmente los sucesos, según indicaron los empresarios.