Page cree que es "negativo" para Cs ir con Vox

C.S.Rubio
-
Page cree que es "negativo" para Cs ir con Vox - Foto: David Pérez

Para el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page, Cs no solo "rompe" con su lógica de alianzas en Europa, sino que también le convierte "en la segunda muleta" del PP

El presidente de Castilla-La Mancha en funciones, Emiliano García-Page, ha considerado que para Ciudadanos es "muchísimo más negativo acercarse a Vox" que al PSOE, porque no solo "rompe" con su lógica de alianzas en Europa, sino que también le convierte "en la segunda muleta" del PP.
En una entrevista concedida a Radio Nacional, el también secretario general del PSOE en Castilla-La Mancha ha defendido que, por contra, el socialista es "un partido que se ha ido cuajando a modo de esponja" desde la Transición, ya que supo atraer a personas del Partido Comunista y también de la UCD y, en la actualidad, "se ha reconciliado con la sociedad" y el "panorama es de seguir creciendo".
Por ello, ante la opción de que Ciudadanos se acerque a Vox o al PSOE, García-Page ha subrayado que pactar con el partido de extrema derecha es "muchísimo más negativo" para los naranjas y aunque tal vez no lo vean a corto plazo, "lo van a ver a medio plazo", no solo porque pactar con Vox "rompe" con la lógica de Ciudadanos en cuanto a sus alianzas europeas, sino porque "le convierte no solo en una muleta, sino en la segunda muleta" del PP.
Con todo, ha admitido que hay una "parte importante" de la militancia del PSOE que no acepta un acuerdo con Ciudadanos, del mismo modo que tampoco lo aceptan las bases de Ciudadanos, por lo que ha abogado por "hacer un ganchillo permanente" porque "hay que atar por todos lados".
En este sentido, ha señalado que para la investidura no será suficiente con la suma de dos partidos y, ante la posibilidad de formar un gobierno de coalición con Podemos, ha comentado que "el drama no es pactar o no con Podemos, sino que Podemos no suma con el PSOE y, además, suma algunos vetos", por lo que ha señalado que "sumar se convierte en parte de una solución, pero también de un problema".
En cualquier caso, ha subrayado que a nivel nacional, se ha alcanzado la estabilidad, y si bien ha argumentado que hace una década, ésta se medía por "mayorías absolutas", ahora se define porque "no hay alternativas", lo que supone una "estabilidad relativa pero suficiente", que supondrá que a lo largo de los próximos 4 años "habrá que pactar unas cosas con unos y otras cosas, con otros".
Pero ha afirmado que sobre la soberanía nacional, no se pacta "ni con mayoría absoluta".

Sobre los resultados obtenidos en las elecciones autonómicas, en las que el PSOE ha logrado mayoría absoluta en Castilla-La Mancha, ha asegurado que se siente "con más seguridad" en el camino emprendido porque ha recibido un "aval enorme" y ha achacado la mejora de los resultados a que el PSOE en la región se ha convertido en una "socialdemocracia de 180 grados", en el que se siente cómoda "gente que está más a la izquierda, más al centro y a la derecha", porque ha planteado que trata de gobernar "a favor de, pero no en contra de nadie".
En cuanto a los resultados en las elecciones municipales, ha recordado que están pendientes de pacto los ayuntamientos de Guadalajara, Albacete y Ciudad Real, con la circunstancia de que el PSOE ha sido la primera fuerza en las tres localidades, por lo que ha señalado que además de la "aproximación programática" con Ciudadanos en estos municipios, también "hay conveniencia para ir en sintonía con los gobiernos de las diputaciones, la comunidad autónoma y el central".
Y sobre todo, ha defendido que en las negociaciones de los pactos se configuren "gobiernos únicos" y no un gobierno "con una célula dentro" de otro partido, sino que se trate de gobiernos "compactos". EFE