La Universidad Popular vuelve con un 'Café Filosófico'

Ana Martínez
-

El tercer ciclo de 'Filosofía Práctica' con temas tan diversos como el lenguaje y el poder, los valores, el pensamiento disidente, las pseudo-ciencias o el feminismo

Sala de conferencias de la Casa de la Cultura José Saramago. - Foto: Arturo Pérez

La Filosofía está en la vida. En el día a día. En el pensamiento y en el sentimiento. En la ideología. Definida como «un conjunto de saberes que busca establecer, de manera racional, los principios más generales que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, así como el sentido del obrar humano», la Filosofía es una ciencia amada y odiada a la vez, no tanto por ella misma, sino por cómo se ha abordado y tratado en el currículum educativo.
Aunque no se perciba, todo ciudadano es, en mayor o menor medida, un filósofo. «La Filosofía está en todo lo que pensamos, sino de lleno, sí tangencialmente», considera Javier Hidalgo, coordinador de una nueva edición del Café Filosófico que se viene celebrando en la Casa de Cultura José Saramago, el primer miércoles de cada mes, a las 18 horas, salvo que ese día sea festivo.
La principal singularidad de este evento es su carácter aperturista y poco academicista, lo que invita a participar a toda aquella persona que quiera enriquecer su mente, conocer otros puntos de vista, otras reflexiones… Porque si algo promueve este Café Filosófico es eso, el diálogo positivo, la tertulia lúdica y el crecimiento personal, teniendo como excusa un tema concreto del que partir, un ponente que lo pone sobre la mesa y un buen café caliente y humeante.
«En ellos (los cafés) solo es necesario tener ganas de razonar colectivamente», explican en el folleto informativo que editará la Universidad Popular con la temática y los invitados a este nuevo ciclo del Café Filosófico, que comenzará el 2 de octubre y culminará el 6 de mayo. Estos ocho debates abiertos contarán con un moderador que, además, hará la introducción del tema escogido, en ocasiones por el propio invitado, en otras propuesto por Javier Hidalgo, en función de la actualidad que reflejan los medios de comunicación y la misma sociedad. «El invitado -explica el coordinador del Café Filosófico- introduce el tema durante 15 minutos y, tras tomarse el café, modera el debate, tratando de que la participación fluya, que hablen todos los asistentes, reconducir el debate para que no camine hacia trivialidades...»
 

 

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA)