Cita con la cuchillería

A.G
-

Las navajas mantienen «a duras penas» su espacio en los redondeles, pese a la pujanza de otros productos

Cita con la cuchillería - Foto: Ví­ctor Fernández Molina

La Feria de Albacete cambia paulatinamente, pero a la vez mantiene sus señas de identidad. Con el paso de los años, el ocio y la hostelería han ganado espacio a los útiles de trabajo, mientras que donde hace no mucho se vendían cintas de cassette o llaveros de fotomatón, ahora predominan sobre todo fundas de móvil. Es el signo de los tiempos, pero  el visitante aún puede encontrar aperos agrícolas o el producto más emblemático de la tierra: la cuchillería.
Navajas y cuchillos siguen ocupando un espacio relevante en el segundo redondel, donde aproximadamente una decena de comerciantes ofrecen productos de fabricación propia o de las más relevantes empresas locales. Sin embargo, según avisan sus propietarios, cada vez es más difícil  mantenerse. «Por donde vayas, todo está lleno de productos de importación con los que no podemos competir», señala José Sanz, fabricante de segunda generación que vende en la Feria desde «hace unos 40 años». «La venta va bajando y este año va ser un fracaso», añadía aludiendo a las condiciones meteorológicas adversas y alertando de que «esto conlleva muchos gastos y puede llegar un punto en que no compense». 
Según Sanz son «valencianos y murcianos» quienes más compran y las navajas, el producto más solicitado. Con esa apreciación coincide María del Carmen Sánchez Fernández, comerciante que detalla que «lo que se más vende es la navaja típica albaceteña, la de teja en sus distintas variedades, con cachas de nácar, de cuerno de toro o venado, o la de carraca».  Sánchez sigue la tradición «de sus abuelos y su padre» de vender a la Feria, pero también advierte de que «otros productos van ganando terreno y  aguantamos a duras penas».
Al margen de ese espacio comercial, otra cita obligada es la Exposición de Cuchillería. Puede pasar desadvertida para muchos, pero el goteo de asistentes no cesa, especialmente para los talleres matinales, y el sábado superó las 1.200 visitas.