Las casas de apuestas: en el punto de mira

C.S.Rubio
-

La Junta quiere de reformar la Ley del Juego de cara a 2020, aumentando el control sobre los locales de apuestas. La actual norma, aprobada en 2013, dio vía libre a la proliferación de este tipo de establecimientos

Las casas de apuestas: en el punto de mira - Foto: Reyes MartÁ­nez

La Consejería de Hacienda tiene a las casas juego y apuestas en el punto de mira. Si el pasado mes de mayo se paralizaba la concesión de licencias para este tipo establecimientos, para 2020 el objetivo será reformar la normativa actual, aprobada en 2013 por el Gobierno de Cospedal, con la que prácticamente se eliminaron los trámites burocráticos para la instalación de máquinas ‘tipo B’  -las archiconcidas ‘tragaperras’- y se extendieron los permisos para instalar juegos reservados hasta entonces solo a los casinos, como el póker, la ruleta americana o el Black Jack.
¿El motivo que justifica esta reforma? La proliferación de este tipo de locales, que se han multiplicado por cuatro en la región desde 2013, superando ya los 200 locales. Un incremento que la propia Junta de Comunidades comienza a contemplar con preocupación, tal y como se deja entrever en el anteproyecto de ley de presupuestos regionales para el año que viene, que acaba de entrar en las Cortes.
Y eso a pesar de que este incremento de los locales dedicados al juego está suponiendo también un aumento de los ingresos del Gobierno regional vía impuestos. Sin ir más lejos, para 2020 la Junta tiene previsto ingresar casi 6,6 millones  por este concepto, frente a los 4 de 2013
Si bien el ya citado anteproyecto presupuestario confirma esta intención de la Junta de reformar la Ley del Juego para 2020, este tema  lleva ya varios ejercicios en la carpeta de asuntos pendientes. Hace ahora un año, el presidente regional, Emiliano García-Page, ya anunciaba su intención de reformar esta normativa: «la liberación del juego ha hecho que estas salas prosperen como setas y estamos detectando indicadores de vicio, por ello propongo la elaboración de una ley estricta, que dé carpetazo a este problema, aunque sea de manera preventiva», decía entonces.
Más allá de la materialización, o no, de esta reforma, desde esta Consejería Hacienda se advierte de que en 2020 aumentarán las inspecciones, especialmente en lo que tiene que ver con el acceso de menores a este tipo de locales.  El objetivo sería «garantizar  la  protección  y  salvaguarda  de  los  grupos  de  población  más  sensibles», léase aquí menores de edad. Y también  está prevista la adopción y puesta en práctica de programas y políticas de juego responsable, si bien no se especifica en el anteproyecto presupuestario la partida específica que se llevará esta acción.

 

«Nadie nos dice nada en la entrada»

Pedro, nombre ficticio, es un joven de 16 años que vive en la provincia de Toledo, una de las más afectadas por la proliferación de los locales de juego. Todos los fines de semana se acerca junto a sus amigos a la casa de apuestas que hay junto a la plaza. Como explica a La Tribuna, «si no es uno, es otro, pero al final siempre alguien proponer ir a echar unos galgos», es decir, ir a apostar en las carreras de galgos, una de las variantes más económicas de este tipo de establecimientos. «Nadie nos dice nunca nada en la entrada», confiesa Pedro. Los problemas, asegura, pueden llegar a la hora de cobrar las apuestas, «te pueden pedir el carné y, si no lo tienes, no te dan el premio». Pero, como asegura, «casi siempre hay alguno que ya tiene los 18 en el grupo para ir a cobrar».

 

Lejos de los colegios e institutos
Uno de los puntos en los que trabajará esta reforma es el de las distancias a guardar entre los locales de juego. Dese la actual Junta de Comunidades ya se ha advertido de que «debemos establecer la distancia mínima entre los locales de juego y los centros escolares y, desde luego, también tenemos que establecer distancias mínimas entre establecimientos para que no se produzcan acumulaciones en determinadas zonas, como ha ocurrido en alguna ciudad de España».