Los principales testigos del día no acudieron al juicio

Josechu Guillamón
-

Las últimas personas que vieron con vida a la víctima no repararon en que llevaba una herida mortal porque creían que estaba embriagado

Los dos acusados (de naranja y azul), sentados junto a los letrados y la fiscal, escuchan la declaración del dueño del pub. - Foto: José Miguel Esparcia

Los principales testigos de la jornada de ayer, un hombre con fama de ser el borracho del pueblo, que fue visto cerca del fallecido poco antes de su muerte y la camarera del último pub en el que estuvo la víctima y que fue a ayudarle cuando lo encontró tirado en un escalón, no se presentaron ayer al juicio en el que dos hombres se sientan en el banquillo de la Audiencia Provincial, acusados de un delito de homicidio en Villarrobledo, el 21 de diciembre de 2014.
Dichas declaraciones está previsto que se realicen el próximo martes e incluso se dará aviso a la Guardia Civil si es necesario, para garantizar la comparecencia de los testigos.
Quienes si que declararon en la vista, fueron varias personas que vieron a la víctima poco antes de su muerte y varias de ellas narraron que no se percataron de que estaba herida de muerte y que simplemente pensaron que estaba bajo los efectos del alcohol.  
Los testigos. El primero en declarar fue el propietario del último pub en el que se vio al fallecido, junto con los dos acusados, que manifestó que «había buen rollo entre ellos, se tomaron unas copas».
De hecho, comentó que como les faltaba dinero para pagar las últimas consumiciones, el acusado de nacionalidad rumana, F.L.F., dejó su teléfono a cambio de que les sirvieran unas copas más, algo a lo que él accedió, puesto que conocía mucho a la víctima, ya que a veces le ayudaba en el pub a cambio de unas cervezas o unos cigarrillos.  Al cerrar el establecimiento, los últimos que quedaron fueron los dos acusados, la víctima, el hombre con problemas con la bebida, el dueño del bar y sus dos camareras, una de las cuales, la que no acudió a declarar, le dijo al fallecido que se fuera a la discoteca, que ella le invitaba a una cerveza.

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA