La Policía Local multa a casi 1.650 albacetenses 'incívicos'

N.G.
-

Las infracciones más frecuentes fueron miccionar en la vía pública, pedir dinero por estacionar y la práctica del botellón

La Policía Local multa a casi 1.650 albacetenses ‘incívicos' - Foto: lola ortiz

Vigilar los espacios públicos para corregir conductas que vulneren las normas de convivencia es una de las tareas fundamentales de los agentes de la Policía Local, que durante el pasado año interpusieron 1.644 denuncias por infracciones relativas a conductas incívicas, 287 menos que en 2017, lo que supone un descenso del 15%, según se desprende de la Memoria de la Policía Local de Albacete correspondiente a 2018.
La infracción más frecuente detectada en la ciudad de Albacete continuó siendo miccionar en la vía pública. La ordenanza reguladora de los espacios públicos para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana y el civismo (Ordenanza Cívica) prohíbe «hacer necesidades fisiológicas como defecar, orinar o escupir en cualquier espacio público»; no obstante, parece que todavía son muchos los que desconocen la norma municipal o hacen caso omiso. En concreto, en el pasado año, los agentes municipales sancionaron a 419 ciudadanos que miccionaron en la vía pública, algo menos que en el ejercicio anterior, cuando se contabilizaron 531 denuncias, lo que supone un descenso del 21% en 2018 respecto a 2017.
Otra conducta incívica con numerosas denuncias en 2018 fue la de pedir dinero por estacionar, acción por la que fueron sancionados 386 gorrillas, en su mayoría, reincidentes.
Asimismo, a lo largo del pasado año, la práctica del botellón supuso la imposición de 242 multas, un 30% menos que en el año anterior, cuando se contabilizaron 347, cuya sanción puede oscilar entre los 121 y los 1.500 euros. 
Los agentes municipales intervienen a diario para evitar el mal uso del espacio común y, en multitud de ocasiones, «sólo con la presencia policial se han podido evitar o resolver determinadas situaciones incívicas», destacaron en su Memoria, al mismo tiempo que resaltaron que, sólo en el pasado año, llevaron a cabo 10.311 intervenciones, bien provenientes de su propia programación o de requerimientos ciudadanos.
Y en este trabajo por hacer cumplir la Ordenanza Cívica y evitar un mal uso de los espacios públicos, otra conducta sancionada a lo largo del pasado año tuvo que ver con la contaminación acústica. Pertubar el descanso de los albacetenses supuso 174 sanciones, algo menos que en 2017, cuando se registraron 196.
Por otro lado, cabe reseñar que tener un animal obliga a los propietarios a adquirir una serie de responsabilidades con la propia  mascota, así como con los demás  vecinos de la ciudad. Los dueños  de perros deben concienciarse y recoger los excrementos de sus mascostas en la vía pública, pero también deben llevarlos atados con la correa adecuada e identificarlos con un microchip. Y si se trata de perros de raza peligrosa, además de contar con su licencia, deben llevar bozal. Éstas son sólo algunas de las normas u obligaciones que incluye la Ordenanza Cívica en relación con la tenencia de animales, otro de los asuntos que los agentes locales vigilan y que, durante el pasado año, conllevó 82 denuncias, bastantes menos que en 2017, cuando se contabilizaron 150. 
Del total de denuncias, indica la Memoria de la Policía Local, el 58% se corresponden con multas por el incumplimiento de las obligaciones relacionadas con la tenencia de perros potencialmente peligrosos.Asimismo, se instruyeron tres atestados por delitos por abandono animal.

Más información en edición impresa