Un piloto albacetense evitó una tragedia en unas maniobras

Josechu Guillamón
-
Imagen del avión T21 del Ejército del Aire. - Foto: E. A.

La pericia del capitán Vila logró que no hubiera heridos de gravedad en el aterrizaje de su T21 en el aeródromo de Santa Cilia, que tiene una pista corta y había meteorología adversa

Un piloto albacetense evitó que se produjera una tragedia tras sufrir un percance en el aterrizaje del T21 que pilotaba en el aeródromo de Santa Cilia (Huesca), que se saldó con 10 heridos. 
Así lo confirmaban ayer a La Tribuna de Albacete fuentes del Ejército del Aire, que corroboraban que la pericia del capitán Vila y de su copiloto había sido vital para evitar que se produjeran daños mayores, tras la salida de la pista de aterrizaje del aparato.
El siniestro se produjo el pasado miércoles, cuando el avión en el que viajaba el piloto albacetense, un copiloto, un supervisor de carga y el mecánico de vuelo, todos ellos con destino en el Ala 35 de la Base Aérea de Getafe (Madrid), trasladaban a seis componentes de la Unidad Médica de Aeroevacuación del Ejército del Aire, que se dedican a evacuar enfermos y heridos y que en esta ocasión participaban  en la tercera jornada del macrosimulacro ECC (Ejercicio Conjunto Combinado) Aragón 2019 de la Unidad Militar de Emergencias (UME), desarrollado en el Pirineo aragonés. 
Aunque se desconoce el por qué del percance que provocó la salida de pista, el Ejército del Aire recordaba que se trataba de una pista muy corta, rodeada de montañas y que había meteorología adversa. 

MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA