Un paso más

r.l.c.
-

El Centro de Especialidades, Diagnóstico y Tratamiento de Tarancón pone en marcha un programa pionero en la región para ayudar a niños con Trastorno del Espectro Autista

Un paso más

r.l.c. / tarancón
Uno de cada cien nacidos padece Trastorno del Espectro Autista (TEA), un trastorno neurobiológico del desarrollo que ya se manifiesta durante los tres primeros años de vida y perdura todo el ciclo vital. En el Centro de Especialidades, Diagnóstico y Tratamiento de Tarancón se ha dado un paso más para facilitar la atención sanitaria a los niños con autismo a raíz de una iniciativa que ha surgido del área de Pediatría, con dos pediatras y dos enfermeras, y el Cediat (Centro de Desarrollo Infantil y Atención a la Infancia) de la localidad. 
«La primera parte ha sido la ilusión y ganas de los profesionales para ponerlo en marcha, puesta en práctica en sesiones formativas por ejemplo en aula AMI-TEA del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, desde donde se desarrolla un programa para la atención médica integral de los pacientes con autismo», concreta Verónica Martínez, técnico del Cediat, donde se han encargado de la elaboración de pictogramas que muestran las secuencias visuales de una consulta. 
«Estos niños piensan de otra forma, son pensadores visuales, está comprobado que adelantándoles lo que va a suceder con imágenes, no son capaces de retener información de otra forma, se reduce su nivel de ansiedad y pueden sobrellevar asistir a una consulta», dice la pediatra Ángela García Mialdea. 
Desde que se puso en marcha en septiembre este proyecto, TEAyudamos, pionero en Castilla-La mancha, ya ha dado frutos que especialmente han empezado a valorar las familias. «Facilitamos el material a los padres antes para que lo trabajen en casa, con fotos del profesional que les va a atender y demás, y así los niños después puedan soportar lo que para ellos es una situación extrema porque tiene dificultad al secuenciar y planificar cualquier cosa de la vida», comenta Verónica Martínez, que hace hincapié en la necesidad de desmitificar este trastorno y sensibilizar a la sociedad. «Las personas con TEA tienen reconocido por ley no esperar para ser atendidos, por ejemplo, no tienen por qué tener afectada la inteligencia y aunque pueden tener problemas en la interacción social, no es cierto que no sean cariñosos», aclara. 
Esta iniciativa de sanidad virtual, además de en Pediatría, ya se ha puesto en marcha en Odontología y la intención es que siga creciendo al resto del CEDT gracias a la complicidad de todos sus profesionales, a los que se les formó en una jornada la semana pasada; coincidiendo con la presentación pública que contó con la presencia del alcalde, José Manuel López Carrizo, la directora provincial de Sanidad, Mari Luz Rodríguez y la directora médica del Sescam en Cuenca, Adoración Romero. 
Hace poco también se ha iniciado una campaña de divulgación con carteles colocados por las distintas dependencias del centro de salud. «La idea es que se haga extensivo a todo el centro, esos niños suelen pasar por diferentes servicios e ir creciendo, y también va dirigido a las personas no diagnosticadas como autistas pero sí con rasgos», apunta García Mialdea.
Los profesionales que han iniciado este proyecto ya han traslado su interés por implantarlo en urgencias del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca, y asimismo las autoridades por trasladarlo a otros puntos de la región. Además, el Ayuntamiento taranconero ha reiterado el compromiso de contratar un terapeuta ocupacional para el Cediat (en la actualidad con fisioterapeuta, psicóloga, psicopedagoga, logopeda), desde donde apuestan por la «sensibilidad» para que TEAyudamos siga creciendo en otros espacios públicos, como las guarderías y la piscina municipal. 

 

Suman esfuerzos por la detección precoz

 Actualmente cada una de las pediatras del CEDT de Tarancón tiene a diez niños diagnosticados con TEA entre sus pacientes. Desde este área, en coordinación con el CEDIAT, insisten en la importancia de la detección precoz del autismo, siendo la barrera de los 15-18 meses crucial para trabajar los efectos de este trastorno neurobiológico. «Limar rasgos autistas antes de los dos años  a raíz de TEAyudamos han incorporado a las consultas de Pediatría el cuestionario M-CHAT para pasar a los padres ante cualquier signo de alarma, como puede ser un retraso en el lenguaje, al iniciar la deambulación o en el desarrollo psicomotor del menor», explican.