La historia del abordaje del traumatismo craneoencefálico

T.R
-

Una jornada en Medicina, organizada por el Servicio de Reanimación y Anestesiología del CHUA, conmemorará el aniversario de este procedimiento en el Hospital General Universitario de Albacete

Varios profesionales de la antigua REA atienden a un paciente. - Foto: RUBEN SERRALLE

Una jornada médica analizará el día 17 en la Facultad de Medicina, de la mano de destacados expertos en la materia de todo el país, el aniversario de la asistencia del traumatismo craneoencefálico (TCE) por parte de la Unidad de Reanimación del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete. Se han cumplido ya 25 años de la primera paciente que fue atendida por los profesionales de este servicio tras sufrir un traumatismo craneoencefálico severo.
Desde esa fecha hasta ahora han sido unos 2.800 los pacientes politraumatizados los atendidos en el Área Integrada de Albacete, y de ellos concretamente, con un TCE grave o severo en torno a 700, a una media de 25 ó 30 casos al año.
Curiosamente el mismo día en que el equipo de fútbol de nuestra ciudad, el Albacete Balompié subió a Primera División por vez primera en su historia, el 9 de junio de 1991, la Unidad de Reanimación y Anestesiología del CHUA trataba con éxito un edema craneoencefálico de una paciente joven, de 16 años, como consecuencia de un accidente de tráfico, la cual afortunadamente superó este episodio con éxito, y ahora es madre de dos hijos.
Los jefes de Servicio y Sección del Servicio de Anestesiología y Reanimación, los doctores Ramón Peyró García y José María Jiménez Vizuete,  explicaron que Albacete fue pionero en toda la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha en el manejo y atención integral del traumatismo craneoencefálico, y lo hizo además contando con el beneplácito del director gerente del Hospital General, el doctor Antonio Marrón, y la colaboración y compromiso del neurocirujano Vicente Calatayud. De hecho, durante muchos años el centro hospitalario de Albacete atendía la práctica totalidad de pacientes con esta dolencia de toda la región, y lo hacía entonces con un único neurocirujano al frente.
(Más información en edición impresa)